Páginas

domingo, 28 de diciembre de 2008

Fecha: Domingo 28/12/2008
Hora de Salida:
8:30 Primer intento "ABORTADO"
9:45 Salida Real
Protagonistas:
Jose Manuel, Luis y Fernando M. (Ver foto)
Ausentes:
Fernando C. y Alejandro
Ruta: Granada - Casi Pte 7 Ojos - Granada
Como siempre quedamos a las 8:30 en la gasolinera y como de costumbre el tiempo nos juega una mala pasada, está lloviendo en el día de los inocentes tras una semana de sol intenso.

Llegan los primeros mensajes a las 7:30 ... y la mañana empieza a deslucirse, aunque la tenacidad que nos caracteriza nos hace retrasar la salida hasta las 9:30 y viendo que no llovía a esas horas nos aventuramos a realizar la ansiada salida.
Ansiada sobre todo por mi que como sabeis hoy era el día en que hacía la presentación de mi fabulosa KONA KIKAPU DELUXE (como me gusta).

Los participantes de la ruta somos el Algecireño, BladeRunner y Fernando Martinez (a ver si encuentro un apodo digno de tremendos compañeros de viaje….)

En honor a uno de los ausentes nos dirigimos hacia el Trevenque (quien será), cargamos contra los altos de Monachil en nuestra primera ascensión del día que coronamos los 3 participantes del tirón (esto es con buen ritmo y sin echar pie a tierra).
Empezamos la subida al parque natural en dirección a la fuente del hervidero con la idea de reponer fuerzas pues algunos incautos todavía no hemos desayunado y estamos con la reserva.

Hacemos una pausa y unas fotillos que podéis apreciar aquí colgadas nos empezamos a dar cuenta de que todavía no nos ha caído ni una gota de agua de lluvia, que gran placer, que gran día para estrenar montura.


Retomamos el ascenso al Trevenque y la nieve empieza a aparecer dificultando nuestros progresos hacia nuestro objetivo, tras un puñado de derrapes y siguiendo el consejo de otros colegas decidimos dar la vuelta, entre otras cosas porque se nos ha echado el tiempo encima y no podemos entretenernos más.


Otro puñado de fotillos e iniciamos el descenso que se puede catalogar de muy interesante, tanto por las impresiones que me ha causado mi nueva montura como por la pasada que me han dado los 2 compañeros de ruta. Que barvaridad como hemos acabado de BARRO, en ésta ocasión sólo son salpicaduras que con un buen lavado se solucionan,

Finalmente acabamos en la Corrida de Huétor que entre otras cosas nos ofrece el calor de la estufa que veis en las últimas fotos que hemos realizado en la jornada de hoy.


En ésta magnífica excursión hemos aprendido que no se puede pedalear por encima de la nieve, sobre todo si hay hielo debajo y que un descenso puede llegar a ser muy emocionante. Eso sí con toda la seguridad del mundo.

La ruta nos ha salido con 34 KM y la velocidad máxima que ha alcanzado mi maquinón es de 53,7 km/hora.

Dejamos para el final una foto que comentaran los protagonistas en la siguiente excursión en la que coincidamos todos. Se les ve contentos!!!!!!

Feliz AÑO 2009!!!!

jueves, 18 de diciembre de 2008

Un buen día?: Ruta 2 (La buena): ARMILLA-NEPTUNO-ARMILLA

Fecha: Lunes 14/12/2008

Hora de Salida: 9:30

Protagonistas:
Alejandro
Jose Manuel
Fernando M.
Fernando C.

Ausentes
Luis

Ruta: Granada - Gabias - Granada

En nuestras excursiones todos tienen un papel, algunos tienen la costumbre de caerse con cierta facilidad, otros nos hacen reir al cruzar los rios, otros nos ayudan a construir puentes con troncos de arboles, otros compran los días y yo (Bueno yo no sé cul es mi papel, si acaso el pringao que todas las semanas se encarga de escribir esta pequeña crónica de cada excursión (A ver si otro se anima ;-))).

El caso es que esta semana el que se encarga de comprar los días no vino, y además no tuvo el detalle de comprarlo para los que son sus amigos y compañeros de correrias. Y claro, esto se notó.

El día empezó con mala pinta, hacia un frio del carajo y tenía una pinta de que llovía (y vaya si llovió!!!). Además nuestro invitado de la semana pasada apareció nos echó el gafe (dijo: "hoy tiene mala pinta el día" (hay que imaginarlo con acento argentino)) y se fué.

Para colmo de males alguno no lee los mails y se presentó media hora antes en la gasolinera de Neptuno, se fué enfadado para casa y encima nos puso verde en su minicronica (ver entrada anterior en el blog).

Sin embargo ante tantas adversidades no queda más remedio que crecerse y nosotros nos crecemos, vaya si nos crecemos!!!

Para empezar hay que arreglar los desaguisados, llamada al que no lee los mails para quedar con él a mitad de camino (de nuevo mi admiración!!!, el hombre había llegado a casa con churrillos para la familia y no hubo que decirle dos veces que viniera para que dejara a churros, mujer e hijos (algunos todavía en camino) y se vino con nosotros al punto de cita).

Lo segundo: La ruta!!! (Esto de quedar sin saber una ruta a mí me crea una ansiedad tremenda). El tener que recoger al yonoleomailtodoeldia nos influenció bastante (bueno eso y los churros (creo que el tema de los churros ya está tratado (con un humor excelente) en entradas anteriores de este blog). El caso es que al final escogimos un "clasico": Hacia La Malahá para nuestros churros calentitos y ya veríamos cual es el camino de vuelta.

Nada más empezar a andar (bueno... a pedalear) empezó a llover, con mucha fuerza y un frio tremendo (1 o 2 grados), pero nosotros ya tenemos experiencia (eso creía yo) en estas situaciones y no nos asustamos. Así que rivera del rio Dilar para arriba y rectos para las Gabias.

En Las Gabias ya nos esperaba el yonoleomailssoysunoscabronesheestadomediahoraesperandoenlagasolinerayahoracincominutosmás y a partir de ahí continuamos el camino todo el equipo completo (excepto el que compra días). Cuando acaba las Gabias empieza un camino real que es el que nos lleva hasta la malahá cruzando un par de veces la carretera y aquí la verdad es que nos crecimos ya que aunque llovía a cantaros, el camino era muy divertido ya que con el barro la bicicleta resbalaba y costaba cierto trabajo mantener el equilibrio.

La verdad es que a estas alturas yo ya sólo pensaba en mis amigos los churros calentitos, en el cafelillo ardiendo y cómo poco a poco iría cayendo en mi barriga y desde ahí iría calentando esas piernas y esas manos que yo suponía que debían estar por ahí pero la verdad es que no sentía y tampoco veía ya que con el vaho de las gafas la verdad es que empezaba a ver muy poco.

En estas estabamos, con un Jose Manuel crecido y tirando del grupo, cuando empezó la aventura: El barro que inicialmente dificultaba el mantener el equilibrio empezó a convertirse en un autentico barrizal que se iba pegando a las ruedas de la bicicleta. Al final entre las ruedas, las orquillas de la bicibleta y la cadena se formó un pegote que hacía literalmente imposible el andar (Bueno excepto a Jose Manuel que no había quien lo parara).

El primero en caer fuí yo, del barro que se había acumulado se salió la cadena y ahí me ví para no caer al suelo estrepitosamente (la verdad es que conseguí no caer nada más que de pensar las risas de mis compañeros de fatigas al verme en el suelo embarrizado y con la bicicleta encima). Nada más parar yo, cayo Alejandro y luego Fernando y luego (un buen luego después José Manuel).

Al intentar retomar la marcha nos damos cuenta de que es imposible, las ruedas no pueden avanzar de la cantidad de barro acumulada y además las zapatillas también se ponen hasta arriba de barro con lo que es imposible utilizar también los pedales automáticos. Por más que lo intentamos no hay manera de que la bicicleta ande por lo que decidimos dar la vuelta y deshacer el trozo de camino que habíamos echo hasta llegar a asfalto.

Es duro porque de la bicicleta hay que tirar o cogerla en peso para poder avanzar, pero al final conseguimos llegar hasta el asfalto y empezamos a quitar (o por lo menos intentar) la mayor cantidad de barro posible.

De aquí decidimos tirar para el primer lavadero a presión (como nos gustan los lavaderos a presión!!!) que encontremos en Las Gabias para intentar dejar medio decentes las bicicletas. Si camino de la Malahá estaba helado, cuando llegué al lavadero ya no me cabía más frio en el cuerpo. Algún valiente propone seguir pedaleando pero al final, con mucho sentido común decidimos dedicarnos a nuestra verdadera vocación: "Desayunar", así que tiramos camino de Armilla.

Sigue lloviendo muy muy fuerte, pero la verdad es que excepto por el frio resulta divertido, llega un momento que entre la lluvia, los charcos, los coches que pasan salpicando agua, y el agua que echa la bicicleta de delante uno tiene la sensación de que le falta las gafas y el tubo para poder bucear con comodidad.

Al final llegamos a Armilla y allí nos tomamos un café y una tostadas que a mí me saben a gloria y además en el rato que estamos en las cafetería me doy cuenta de que esos muñones que hay al final del cuerpo son mis manos y mis pies que poco a poco empiezan a recuperarse. Ni que decir tiene que el café es el momento de compartir impresiones y es que al final el día ha sido duro pero divertido sin duda (una batallita más para contar a ..., bueno aunque sea para contarnos entre nosotros) y todos tenemos la sensación de que ha merecido la pena. Sólo falta la vuelta a casa y pensar en la próxima ruta que sin duda, como cada semana, será aún mejor.

Sin duda, un buen día!!!!!































domingo, 14 de diciembre de 2008

14-12-08 ruta 1: ARMILLA-NEPTUNO-ARMILLA

Protagonistas:

- Alejandro

Ausentes:

- Fernando
- Fernando
- Jose Manuel
- Luis

Quedamos como todos los domingos a las ocho y media en la gasolinera de Neptuno.

El camino hacia allí fue duro, ya que después del madrugón, el frío y la lluvía deslucían lo que podría haber sido un hermoso día.

Menos mal que por el carril bici no había demasiado barro y se podía ir comodamente, aunque nunca olvidaré el gran charco que lo segmentaba y por el cual tuve que tomar una osada y sin embargo inevitable decisión. Tuve que rodearlo.

Una vez en la gasolinera me senté a tomar fuerzas durante largo rato esperando algún compañero para contarle tal hazaña, pero al ver que no venía ninguno decidí tomar el siempre dificil camino de vuelta. ( enfrentándome de nuevo a ese gran charco).

Estaba ya casi en mi casa calentito cuando recibí la llamada del primero de los que no quería madrugar citandome para más tarde.

A partir de aquí nos unimos en una ruta común, ruta que esperamos leer más pronto que tarde, aunque no haya mucho que contar. barro, lluvia, tostadas...

jueves, 11 de diciembre de 2008

Granada - Llano de la Perdiz - Cortijo Jesus del Valle - Sacromonte - Granada

Fecha: Lunes 8/12/2008

Hora de Salida: 9:30

Protagonistas:
- Jose Manuel
- Luis
- Fernando M.
- Fernando C.


Ausentes:
- Alejandro

Invitados:

- Miguel Angel


Ruta: Granada - Llano de la Perdiz - Cortijo Jesus del Valle - Sacromonte - Granada



Notas Previas: Alejandro has conseguido mi admiración!!! (¿Cómo le explicas a tu Mujer que no te pierdes la excursión porque está a punto de parir pero si te rajas porque caen cuatro gotas!!!!!?)


El día se levanta complicado, al levantarme sobre las 8 de la mañana caían cuatro gotillas pero a los 10 minutos comienza a caer un chaparron en toda regla, así que empezamos con el tráfico de SMSs (para alegría de Telefónica y demás compañías de moviles). Los primeros muy valientes: "Si aunque llueva hacemos la excursión", los segundos ya no tanto "No está lloviendo mucho?" y los demas bastante decepcionantes "Y si lo dejamos?".

Al final decidimos aplazar el comienzo media hora para ver si deja de llover y efectivamente poco a poco empieza a dejar de llover.

Con la ilusión del que hace una travesura me voy para la gasolinera pensando que hoy nos mojamos (y aunque normalmente no puedo presumir de ser un "Rapel" de la vida hoy acerté de pleno) donde me esperan José Manuel, Luis y Fernando M. . Alejandro decide abandonar y lo siento por él porque la excursión al final resulta expectacular.

Una vez en la gasolinera podemos admirar los maillot nuevos (e iguales) de Fernando M. y José Manuel (Qué bonito, el amor renace en invierno!!!) y a continuación empezamos a pensar las posibles rutas a realizar. Repetir a La Malahá nos tienta bastante (ya que con el retraso en la salida las barrigas, especialmente la mía, empiezan a pedir el primer repostaje y los churros siempres son una opción) pero al final y con mucha cordura decidimos hacer algo más corto y cercano por si cae el chaparrón; decidimos tirar hacia el parque de invierno y una vez arriba y en función del tiempo ya decidiremos por donde tirar.

Nos encaminamos hacia el paseo del salón, cuesta de los Angeles, Barranco del abogado hasta el cementerio y allí decidimos hacer la primera parada, más que por otra cosa porque el día daba la impresión de empezar a abrirse y entre las cuestas para llegar y los chubasqueros sudabamos como pollos. Ya un poco más frescos continuamos hacia el parque de invierno.

Nada más reanudar el camino Fernando M. se encuentra con Miguel Angel que al final se incorpora a nuestra ruta. Una vez que llegamos al parque de Invierno el día empieza a cerrarse, decidimos tirar hacia el mirador del Sol donde paramos a recuperar fuerzas. Desde aquí las vistas son impresionanantes y además permiten ver las distintas opciones sobre el resto de la excursión. Mientras estamos parados comienza a llover al principio de forma suave y luego y poco a poco cada vez de forma más intensa hasta caernos un autentico chaparron.

Tal y cómo está el día decidimos no aventurarnos por la vereda del abogado y decidimos tirar hacia el Cortijo de Jesus del Valle y de ahí para Granada. A partir de este momento empieza la diversión, cuando empezamos a bajar hacia Jesus del Valle el camino se convierte en un autentico barrizal que hace que el camino sea muy muy resbaladizo. Además en cuanto llevabas a alguien delante empieza el chorreo de barro, en especial ponerse dentras de ... (ostia que no vale dar nombres!!!) es especialmente molesto gracias a su precioso guadabarros que dirigue el barro directamente a la cara del que va detrás.

Por el camino empezamos a encontrar charcos, es curioso los primeros era charcos pequeños, luego charcos medianos, luego charcos grande, luego empecé a ponerles nombres: Al primero lo llamé Pantano del Cubillas, el segundo lo llamé Pantano de Quentar, luego se llamó Pantano de Canales, luego Mar Negro, Mar Cantabrico, Oceano Atlantico, Oceano Indico y al final me quedé sin nombres porque había charcos aún más grandes...

Al pasar por el cortijo la lluvia es muy intensa, y al intentar avanzar encontramos el primer cruce con el rio (por favor no os perdaís los vídeos porque aunque no vale dar nombres el que se rie con la risa pollina soy yo y el que cruza el rio y casi pierde la bicicleta ya sabemos quien es ;-)). Al principio todos muy mijiquillas que no queríamos ni mojarnos la suela de las zapatillas y al final acabamos de barro hasta arriba. (Insisto que no vale dar nombres pero algunos acabaron duchandose con ropa en en lavadero a presión de la gasolinera de Neptuno).

Para pasar el rio tuvimos que aprovechar la habilidad de Jose Manuel, Luis y Fernando construyendo "puentes" con ramas de arboles (Está claro que el pasado Scaut (¿Se escribe así?) de algunos no les abandonará en la vida) y mojarnos un poco.

Seguimos avanzando ya sin temor a mancharnos, y disfrutando como cuando eramos niños con botas de agua y se ponía un buen charco a tiro, hasta llegar al segundo cruce de rio del día. En este caso decidimos pasar de troncos de arboles y cruzar a lo bestia. Lo cruzamos bastante bien (llegando el agua hasta la cintura) excepto uno (Lastima que no vale dar nombres... (VER VIDEO!!!!)).

La ruta es impresionante entre arboles, charcos, barro y siempre apunto de caernos (por lo menos yo estuve a punto cuarenta o mil veces). Alejandro, aquí echamos de menos tus caidas ;-). Finalmente llegamos hasta el Sacromonte donde decidimos hacernos una fotillo con la Alhambra de fondo.

Cómo la ruta ha sido corta (20 kilometrillos) no hay sensación de cansancio con lo que todos estamos eufóricos. Se estropea un poco todo porque estamos tan mojados que no podemos tomarnos nuestra tradicional cervecilla fin de ruta, así que decidimos irnos a la gasolinera de Neptuno para limpiar bicicletas y personas y despedirnos hasta el próximo fin de semana.

Próxima Excursión: Domingo 14 a las 8:30?



























































































viernes, 5 de diciembre de 2008

XXIV Media Maratón de Córdoba - 30 Nov 2008


¿Quien habla de Crisis a los 40?. Es ahora cuando mas que nunca me encuentro con ganas y preparado de batir mis propios record personales. Nunca había corrido, y esta es ya mi segunda media maratón.

Finalmente fuí el día de antes a Córdoba para ahorrarme la paliza del madrugón, puesto que la carrera empezaba el domingo a las 10:00 de la mañana, y tendría que haberme levantado a las 6:00 en Granada para poder llegar con tiempo suficiente para recoger el dorsal.

No pegué ojo en toda la noche, pues estuvo lloviendo hasta casi las 8:30 y no me había llevado impermeable. Finalmente la lluvia paró, me vestí y fuí al punto de partida a eso de las 9:30 para calentar un poco. Fué impresionante ver a 3.000 atletas en la línea de salida.

Antes de comenzar, me encontré con algunos granadinos de mi club, "Esquí Caja Rural", y me pegué a ellos para chupar rueda. La carrera fué perfecta, fuimos de menos a más, lo que nos permitió disfrutar de la misma y acabar con fuerza para los últimos kilómetros.

Hicimos una salida tranquila a un rítmo de 6 minutos el kilometro, que mantuvimos durante los primeros 8 kilometros.

El recorrido hasta el kilómetro 6 fué precioso, pues transcurre por la parte antigua, se cruza el río, desde donde se tiene una panorámoca magnifica de la mezquita, y luego volvimos a cruzar el río encarando una monotona recta de casi 3 kilometros, donde se iba subiendo con un poco de desnivel.

A partir del kilometro 10, empezó a picar una cuesta, que de forma contínua llegó hasta el kilometro 15. La verdad es que aguanté bien esta parte, pero pasado el 15, me encontré sobrado de fuerzas, por lo que decidí incrementar la velocidad y empiezo a separame del grupo.

Desde el 15 hasta el 21, fuí a un rítmo de 4:30 a 5:00 minutos el kilometro lo que me permitió recortar el tiempo y adelantar a mucha gente.

Finalmente acabé la media maratón en 2 horas y 2 minutos, habiendo disfrutado mucho y con la sensación de haber podido arañar unos minutos más.

El recorrido es muy bonito y cómodo, además los cordobeses se portaron estupendamente, animaron durante todo el recorrido y en todo momento. Una gente magnífica!!!.

Recomiendo incluir esta carrera en el circuito personal de todo corredor popular.

¿Nos vemos el año que viene en la edición XXV?





Mas información de la carrera en www.imdcordoba.org/mediamaratoncordoba

domingo, 30 de noviembre de 2008

Granada - La Malahá - SantaFé - Granada

Hoy no hay Bici!! Nos hemos levantado todos a las 7 de la mañana para la excursión de este Domingo pero esta lloviendo (bueno y nevando). El caso es que cuando vas en Bici y empieza a llover es hasta divertido, pero cuando estas en casita y tienes que salir como que cuesta un poco más de trabajo (Será la edad ;-))


Así que aprovecho, ya que nadie más se anima, para contar la excursión del Domingo pasado que estuvo bastante bien.


Fecha: Domingo 23/11/2008
Hora de Salida: 8:30
Protagonistas:
- Alejandro
- Luis
- Fernando M.
- Fernando C.


Ausentes:
- José Manuel (Preparando su maratón de Cordoba que estará corriendo este Domingo)


Ruta: Granada - La Malahá - Santa Fé - Granada


Descripción


Nos citamos como siempre en la gasolinera de Neptuno como unos campeones a las 8:30 de la mañana. Siempre resulta curioso ver al pasar por la puerta de la Mae West como mientras unos vuelven otros empezamos nuestra particular juerga.


Cómo la excursión del pasado Domingo fue durilla decidimos hacer una aparentemente mucho más suave así que decidimos tirar para la Malahá y desde ahí ya decidiremos que hacer.
¿Por qué La Malahá?, Buena pregunta... Bueno hay varios motivos, el primero ¿Por qué no? (Este la verdad es que no es muy bueno pero queda bien para rellenar lineas en el blog), el segundo, porque ya hemos ido varias veces por esta rutilla y siempre acabamos satisfechos, y el tercero y verdadero: POR LOS CHURROS!!!! Si, está feo decirlo en este foro de atletas y deportistas veteranos, pero la verdadera razón es un bar que hay en pleno centro del pueblo con unos churros más que apetitosos que hacen que la vuelta sea soportable.


Tiramos por la vereda del rio Genil, al principio por el carril bici y luego por el camino indecente que hay una vez que acaba el carril bici (algunas piedras y algun bache son más grandes que la rueda de mi bicicleta). Pasamos la nueva hipica y un poco más adelante cruzamos el rio y tomamos la vereda que acompaña al rio Dilar hasta Las Gabias. Hasta aquí el camino es bastante llevadero y las únicas complicaciones vienen de la necesidad de cruzar la carretera en un par de ocasiones.


Nada más llegar a Las Gabias el terreno se empieza a empinar y empieza la parte "divertida". Después de curzar Las Gabias tomamos un camino real que nos lleva directamente hasta la Malahá. En una ocasión nos tenemos que bajar de la Bici ya que en un cruce con la carretera hay una pendiente bastante fuerte que ninguno del grupo es capaz de subir (En la próxima o la siguiente seguro que sí!!!).


Pasamos al lado del Monte Vives (Es ese que se vé desde Granada y que parece que está partido) e iniciamos un divertido descenso hacia los churros (perdón hacia La Malahá)) En el descenso podemos ver las Salinas y ya en el pueblo dejamos a la derecha un antiguo pueblo Romano.


Ya en el Bar, empezamos a plantearnos para donde tirar (Ventas de Huelma, Alhendín, Santa Fé, ...) y la opción que toma más fuerz es la de Santa Fé. Por cierto uno de los componentes del grupo no toma churros!!!! (Acordaros de que no vale dar nombres)
El único problema de Santa Fé es que ninguno de los que vamos sabe cual es el camino para llegar, y por eso decidimos tirar para Santa Fé (Es que a los cuarenta cualquier cosa que suene a aventura nos pone).


Poco a poco, y más por intuición que porque realmente conozcamos el camino, vamos encontrando veredillas que nos van llevando hacia nuestro destino. En una de estas veredas nos adelantan un par de abueletes (supongo que tendrían dos o tres años más que nosotros) que nos indican varias opciones para llegar hasta Santa Fé, uno de los caminos pasa al lado de unas aguas termales y este es el que decidimos tomar. Tras unos kilometros de suave ascenso (y en algunas ocasiones no tan suave) iniciamos varios kilometros de descenso que nos llevan a velocidad de vertigo hasta Santa Fé (esta feo decirlo pero en el descenso dimos una pasada increible a los abuletes).


Cuando llegamos hasta Santa Fé, decidimos que es el momento de recompensarnos con unas cervecillas por lo que intentamos ir hasta el Alexis (En el camino que hay desde Santa Fé hasta Atarfe) pero el amigo Alexis ha decidido no madrugar mucho hoy (eran las 12:30) y decidimos tirar para Granada. Así que cogemos rio Genil hasta el puente de los Vados y de ahí por el camino de Purchil hasta llegar a un bareto donde cargamos las pilas con unas cuantas cervecillas.
Al final, al menos en mi caso, 60 km de intensa excursión (En esta ocasión no hemos parado para hacer fotos) que por lo menos para mí al final se me hacen un poco duros.























































domingo, 23 de noviembre de 2008

Granada - Puente de los 7 Ojos

Fecha:Domingo 16 de Noviembre
Hora de Salida: 8:30
Ruta: Granada - Monachil - Subida hasta Cumbres Verdes - Hervidero - Puente de los 7 Ojos y Vuelta
Protagonistas:




  • Alejandro


  • Luis


  • José Manuel


  • Fernado M.


  • Fernando C.

Descripción:

Comenzamos a las 8:30 desde la Gasolinera de Neptuno, allí nos acojonamos un poco porque algunos de los miembros del equipo se han dedicado durante toda la semana a investigar y todo el mundo nos dice que la ruta es muy dura. Sin embargo "Atletas como somos" decidimos tirar hacia arriba y ver si somos o no capaces de pasar la primera ruta.

Decidimos subir por la ruta de Monachil por lo que tiramos por el salón, Avda Cervantes, Huetor Vega y de ahí tiramos hacia Monachil. En cuanto llega el desvío hacia las urbanizaciones lo cogemos y encaramos la cuesta del Tuareg (A partir de ahora cuesta de la "madre que la parió").

Aquí empiezan nuestras dificultades ya que la cuesta "manda cojones", no sé como será la del Angliru pero esta seguro que no le envidía mucho (o sí, con lo que mi vocación de cuarenton ciclista se echará por alto).

Al llegar arriba nos damos cuenta de que hemos tenido dos bajas (te bajas de la bici y subes la cuesta a pata) pero no vale dar nombres para no humillarnos más de la cuenta. Paramos un rato para recuperarnos (o para no morirnos) y tiramos para cumbres verdes. Aquí la cuesta se suaviza algo aunque tira para arriba sin parar, así que con la excusa de hacernos fotos bonitas vamos parando cada 500 metros más por descansar que por el paisaje (expectacular) que se divisa desde aquí (En realidad desde todos la ruta).

Una vez que llegamos al Hervidero nos sorprende ver que la mayoría de la gente no sube como nosotros sino que monta las bicis en el coche y desde aquí empiezan la ruta (sabía decisión sin duda pues a las 11 de la mañana estabamos totalmente fundidos y todavía había bastante por recorrer).

En el hervidero, paramos para retomar fuerzas y algunos de los ciclitas apuestan por la cervecilla (insisto no vale dar nombres, y menos de alcolohicos) y la sorpresa viene de la tapa, Callos calentitos, con lo que a los que pedimos café y tostada se nos queda cara de Gilipollas pensando en la de Energias que no hemos recuperado. A partir de este momento la excursión se divide en dos grupos: Los que han tomado callos (dopados sin duda) y los que no que intentan llevar el resato de la excursión como pueden.

Retomamos el camino, más por la testosterona que nos impide decir que no, que porque realmente tengamos ganas. El camino desde aquí hasta el puente de los 7 ojos es bastante llevadero excepto una cuesta final que nos mata a todos.

Al llegar al puente de los 7 ojos empiezan las urgencias de volver, niños, mujeres embarazadas y resto de habitantes de granada esperan ansiosos nuestra vuelta. Todo cuesta abajo y "cagando leches" por el mismo sitio que hemos subido. Al llegar a Monachil la primera baja que decide quedarse con la familia (y con la barbacoa de la familia) en vez de seguir la ruta hasta el final.

De vuelta a casa dedicimos hacer esperar a los que nos esperan y paramos a tomarnos una cervecilla (sería indecente decir el número real) que nos sabe a gloria.

Al final vuelta a casa y con un Domingo bien empleado.

Hasta la próxima