Páginas

miércoles, 28 de octubre de 2009

Granada - Ermita Vieja Dilar - Silleta del Padul - Granada

Ruta: Granada - Ermita Vieja Dilar - Silleta del Padul - Granada
Fecha: 25/10/2009.
Kms: 64

Participantes:
- Luis
- Jose Manuel
- Fernando M.
- Fernando C.

Ausentes:
- Alejandro













En esta ocasión habíamos pensado en llegar a la Ermita Vieja de Dilar, había visto bastantes fotos y tenían buena pinta pero no había tenido oportunidad de conocer estos bonitos parajes de la parte Sur de la Sierra.
Una vez concluida la etapa del Domingo lo único que puedo decir es que mereció la pena.


Vayamos por partes, primero la alegría de volver a ser más de dos. Ya llevabamos varias rutillas a las que sólo acudíamos los dos Fernandos y aunque nos lo hemos pasado bastante bien la verdad es que se agradece que venga cuanta más gente mejor.
Lo primero fué ponernos de acuerdo con la hora de quedar y es que con el cambio de hora por medio ya nadie tenía claro si habíamos quedado a las 8:30, a las 7:30 o a las 9:30. El caso es que al final lo conseguimos y a las 8:30 estabamos los cuatro dispuestos a darnos un homenaje ciclista.

El comienzo de la ruta es suave y aunque hay varias opciones para llegar hasta Dilar, la que hicimos nosotros por la Zubia permite aprovechar algunos de los caminos de tierra que todavía quedan por las cercanías de Granada y evitar asfalto.





Desde el Nuevo Campo de Futbol de los Carmenes hacia la Zubia pero cogemos el camino que lleva hasta Monachil y en seguida tomamos el desvio hacia la derecha para coger una veredilla bastante suave que pasa por detras del nuevo poligono de este pueblo. De la Zubia a Gojar donde aprovechamos para tomarnos un café y una tostada.


A la salida de Gojar y a unos 2 o 3 kilometros tomamos un camino de tierra bastante divertido ya que es bastante llano y permite marcar un buen ritmo, además encontramos algunas bajadas no muy díficiles pero muy divertidas. Un poquito de carretera y antes de darnos cuenta ya nos encontramos en el rio Dilar.
Rio Dilar hacia arriba hasta llegar al Aula de la Naturaleza. Toda esta zona es preciosa, el rio baja con buen caudal y con agua limpita y nos acordamos de la ruta que disfrutamos hace tres fines de semana bajando desde el Hervidero hasta el mismo punto en el que nos encontramos.

En el aula de la naturaleza cogemos un senderillo medio oculto que aunque empieza bastante técnico, unos 100 metros, enseguida se abre y se convierte en un camino bastante amplio.


Desde aquí hasta la ermita serán unos 4 o 5 kilometros todos hacia arriba. Aunque la cuesta no es excesivamente pronunciada se hace durilla e invita a realizar alguna parada para beber un poco de agua y disfrutar del paisaje (mucho bosque y mucha vista impresionante). Llama la atencíon los contrates entre las vertientes empinadas de esta Sierra con mucha, mucha vegetación y el pico del Veleta de fondo y la vega granadina.

Por el camino vemos mucho excursionista y mucho ciclista con ganas de pasar tan buen día como el que estamos pasando nosotros.

Ya en la hermita hacemos otra paradita donde damos cuenta de barritas, bocatas de Jamón y platanos. En la fuente que hay un poco más arriba de la fuente rellenamos nuestros bidones de Agua y retomamos el camino hacia la Silleta del Padul.

Al poco de retomar el camino pinchamos (bueno... pincha Fernando) que arreglamos con la ayuda de Antonio de BSM y su hijo (que nos dan una lección rápida de como arreglar pinchazos con una amabilidad díficil de encontrar hoy en día). En seguida empezamos con la parte dura de la etapa, un sendero bastante técnico (estrecho y con mucha piedra suelta) que nos lleva practicamente hasta todo lo alto de la Silleta del Padul.





Me da rabia decirlo pero de nuevo tuve que echar pie a tierra (todos tuvimos que hacerlo ;-(), entre que el camino era muy muy empinado, que era estrecho, que las piedra sueltas no ayudaban y que el corazón parecía que quería estallar no me quedó más remedio que parar y empujar un poco a la bici.




Aunque mis queridos compañeros renegaron bastante de este trozo la verdad es que la subida mereció la pena ya que de nuevo las vistas no dejan practicamente sin respiración. (Para la próxima vez que vengamos por esta zona hay una alternativa para este trozo)
A continuación una bajada por sendero estrecho pero en muy buenas condiciones nos hace, de nuevo, disfrutar de nuestra destreza (en mi caso poca) sobre la bici.

Llegamos a una casa en un llano donde nos encontramos con Antonio (otro Antonio) y con Pedro que se ofrecen a acompañarnos en la bajada hasta Otura. La bajada es por camino de tierra bastante ancho y con, de nuevo otra vez, unas vista impresionantes esta vez del Valle del Lecrín.


Cómo decía el camino es ancho pero hay que extremar la precaución ya que es muy arenoso e invita a caerse al más mínimo descuido. Algún susto que otro que no llega a ser caida durante la bajada y cuando nos queremos dar cuenta nos encontramos en mitad del campo de Golf.


Desde Otura hasta Granada aunque hay varias opciones optamos por la vía de servicio de la carretera de la playa ya que es todo cuesta abajo.



Cuando llegamos a Granada todos somos conscientes de que es un poco tarde, pero también de que no hay playa sin arena ni ruta sin cerveza. Así que aunque todos sabemos que nos arriesgamos a malas caras al llegar a casa decidimos tomarnos una cerveza (en realidad dos) tranquilamente y disfrutar de un rato de chachara antes de irnos para casa.



En resumen una buena ruta y un día divertido.





El fin de semana que viene mas...

lunes, 19 de octubre de 2009

Granada - Fargue - Jesus del Valle - Beas - Presa Quentar Granada

Ruta: Granada - Fargue - Jesus del Valle - Beas - Presa Quentar Granada
Día: 18/10/2009
Kms.: 57

Protagonistas:

- Fernando M.

- Fernando C.
Ausentes:

- Luis.

- Jose Manuel

- Alejandro





Hoy voy a comenzar la crónica poniendo el perfil de la etapilla de ayer y es que aunque acabé bastante mal cuando veo el autentico perfil rompepiernas y el la velocidad media la verdad es que empiezo a estar más que orgullos (luego cuento el ostión que me dí porque cada vez que me acuerdo me asusto un poco más)



La mañana empezó como las últimas semanas, y es que a Fernando y a mi nos empieza a preocupar la poca capacidad de convocatoria que estamos teniendo ultimamente. La verdad es que aunque nos estamos acostumbrando a ir los dos solos se echa bastante de menos al resto del grupo y ya estamos pensando en hacer nuevos amigos o al menos intentarlo.

En cualquier caso, que sepáis los que faltasteis que os perdisteis otra rutilla más que interesante.
Para empezar nos fuimos camino del Fargue pasando por la Ermita de San Miguel, de ahí hacia el Fargue por la Carretera hasta llegar al desvio que nos tiene que llevar hasta Jesus del Valle. El desvio no es difícil de encontrar ya que está un poco más arriba de la fabrica de polvora en la parte derecha.

Ya teníamos ganas de pillar camino ya que hasta ahora había sido todo asfalto y la verdad es que la subida hasta el Fargue se hace un poco pesada.

A partir de este momento empieza una parte muy divertida pero también bastante dura ya que hay continuas subidas y bajadas, algunas bastante duras que poco a poco nos van agotando, y es que aunque vamos los dos solos a Fernando le da por apretar el ritmo y yo intento seguirlo como puedo aunque algunas veces me tengo que descolgar.

En las bajadas empezamos a darnos cuenta que el terreno esta bastante mal y es que la tierra esta muy suelta hay bastante arenilla que hace que la bici se vaya de adelante con bastante facilidad y además las últimas lluvias hacen que los surcos en el camino sean de un tamaño considerable. Decidimos tomárnoslo con cierta calma y disfrutar de las bajada y poco a poco llegamos hasta Jesus del Valle por caminos entre Olivos y con la Sierra de Fondo.

Recordaba la subida desde Jesus del Valle hasta el Canal de los Franceses bastante dura de la última vez que la pasamos pero esta vez la verdad es que la pasamos sin excesivo esfuerzo. Una barrita y un plantano en el Canal y en seguida tomamos el camino hacia Beas por la vereda del Abogado.
En esta parte ya me notaba bastante un poco asfixiado, y es que mi resfriado de la semana pasada pasa factura (bueno y los kilometros ya pasados).

Al llegar a la cuesta donde empieza el desvio hacia Beas estoy ya un poco cascado y aunque lo intento al final decido echar pie a tierra ya que no me encuentro con fuerzas suficientes para aguantar el primer repecho. Fernando si que consigue subirlo si bajarse.


Desde aquí hasta Beas ya no quedan repechos tan fuertes como este pero en general es bastante durillo sobre todo si se intenta llevar un poco de ritmo.

Cuando empiezan las primeras bajadas hacia Beas es cuando decido lucirme con un ostión digno de recordar (hasta ahora estaba la caida de Luis con Voltereta completa y caida de espaldas, el doble tirabuzon con chapuzon incluido de Fernando, de Alejandro no sería capaz de destacar ninguna...). No lo tengo del todo claro pero creo que al cruzar un surco doble un poco el manillar y a partir de ahí perdí el control, el caso es que me ví volando y caer a unos 4 o 5 metros de donde quedó la bicicleta. No hubo mortal ni tirabuzon pero caí a plomo y la verdad es que me hice bastante daño.
Aquí fue......


Una vez leí que un niño sin cinturón en un coche en caso de impacto podría tener la inercia de un elefante. Con mis 85 kilos de mi cuerpo Serrano y teniendo en cuenta que la velocidad estaría entre los 25-30 kms por hora seguramente mi inercia sería parecida a la de una Morsa (que poco me gusta esta comparación ;-))

El resultado es que tengo todo el codo izquierdo lleno de rasguños, la pierna, un dolor tremendo en una costilla y la muñeca derecha un poco abierta.

Al llegar a Beas me lavé en la fuente del pueblo y con el desayuno empecé a recuperarme un poco.

Desde Beas hasta Granada ya lo conoceís todos, es la parte más divertida (Excepto la subida desde Beas hasta la Roca del Monje (o algo parecido)) todo lo demás es bajar, bajar y bajar.

Muy divertido, aunque yo con un poco de miedo, aunque el terreno está mal y hay que ir con cierto cuidado.

Desde la Presa de Quentar hasta Granada por la Carretera, excepto la parte última que cogimos la ruta del colesterol.

Esta semana no hubo ni cerveza, yo tenía un poco de prisa por llegar a casa.


Bueno que nos lo pasamos bastante bien, que la ruta es muy buena pero que para el fin de semana que viene a ver si se anima alguien más. (O tendré que plantearme dejar de mantener este foro de ex-amigos).

El fin de semana que viene más... (y alguna cervezilla)

viernes, 16 de octubre de 2009

Granada - Cortijuela - Central Diechar - Purche - Granada

Ruta: Granada - Cortijuela - Central Diechar - Purche - Granada
Día: 12/10/2009


Kms: 58

Protagonistas:
- Fernando M.
- Alejandro (La verdad es que no se si ponerte aquí o en los ausentes)
- Fernando C.
Ausentes:
- Resto…


La verdad es que esto se parece más a un club de antiguos amigos (cada vez vienen menos) que a una peña de ciclistas. Cada día viene menos gente, que si la pierna me duele, que si mi suegra me mata, que si no estoy en forma, que si me he ido a vivir a Sevilla... Y además de los pocos que vienen uno se raja a mitad de camino (no vale dar nombres pero si pistas, verdad cuñao?)


El caso es que los que quedamos al menos somos constantes y este Lunes aunque había muchos temas de curro pendientes y habíamos tenido un fin de semana (con puente incluido) intenso dijimos que había que salir sea como sea.

Allí estábamos los tres (luego fueron dos) puntuales a las 8 de la mañana, y con más sueño que verguenza dispuesto a hacer nuestra rutilla domingera (en realidad Lunera)

La ruta tenía que ser buena, así que pensamos en saldar viejas cuentas con aquel día perdidos en mitad de la montaña, con mucho frio y mucha nieve donde a punto estuvimos de llamar a la benemérita para que acudiera a nuestro rescate.

La ruta era la misma pero al reves, Cortijuela Purche, pero ya con un track para evitar volver a perdernos.
La subida hasta el Hervidero se me hizo pesailla, creo que más que por otra cosa por haberla repetido dos fines de semana seguidos y además porque mi sudor olía más a alcohol y canapes que a otra cosa.

Al llegar al Hervidero nos encontramos con el bar cerrado, creo que madrugamos más de la cuenta, y con un desertor (verdad, cuñao?).

A partir de este momento quedabamos dos, aunque buenos, pero con las barrigas vacias ya que la costumbre de desayunar es bastante buena, menos mal que llevabamos barritas y abusamos de ellas.

Desde el Hervidero hasta la Cortijuela fue la parte donde dimos más caña y es que aunque el camino tiene más cuesta de la que parece intentamos ponernos a prueba, resultado: gemelos cargados durante dos o tres días.


En la Cortijuela paradita, barrita y un poco de agüita fresca para reponer fuerzas. Desde la Cortijuela hay que deshacer un poco de camino y según se baja coger el primer desvio hacia la derecha. A partir de aquí y hasta la central de Diechar todo era camino nuevo (aunque algunas partes las habíamos realizado en sentido contrario con anterioridad).



Esta parte es muy interante ya que las vistas son alucinantes, por un lado toda la Sierra y por el otro unas maravillosas vistas de Granada. Además contamos con la suerte de poder ver un cervatillo trepando por sitios imposibles y al llegar a la central de Diechar nos encontramos con una manada de Toros y Vacas mansas que nos hicieron parar un rato ya que no nos atrevíamos a pasar cerca de ellas y ocupaban todo el camino.


La subida desde Diechar hasta el Purche pesada como ella sola, la verdad es que otras veces la había sufrido pero esta vez no podía con ella, ni me encontraba especialmente cansado ni debil ni... pero el caso es que no podía.


Desde el Purche hasta Granada ya todo cuesta abajo, pero esta vez en vez de tirar por carretera cogimos el carril que nos lleva hasta los Rebites. La verdad es que merece la pena ya que es mucho más divertido que tirar por la carretera.


Cervezita, mucha cervezita, y a casa a dormir una siesta que nos habíamos merecido.

El fin de semana que vienen mas...

domingo, 4 de octubre de 2009

Rio Dilar

Fecha: 27/09/2009
Ruta Granada-Hervidero-Rio Dilar - Dilar - Granada (http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=554948)


Km: 51

Protagonistas:
Luis
Fernando M.
Fernando C.

Ausentes:

- Muchos y sin justificación porque ni mandaron un mail para decir que no venian.


Que Bonita!!!! Había que cerrar el mes de Septiembre y sólo lo podíamos cerrar por todo lo alto. El mes de Septiembre lo hemos cogimos con ganas, ya no hace tanto calor, y ha dado para mucho, KDDs con los de GranaBike, muchas subidas al llano de la Perdiz, un día por la Alfagura, otro por La Malahá, ... total que aunque se ha pasado rápido no ha sido por falta de actividad.

Pero llegó fin de mes y había que hacer algo especial, ya llevaba tiempo viendo una ruta que no habíamos realizado todavía: Rio Dilar, la verdad es que todos los comentarios que había visto en foros y otras páginas eran buenos y las fotos todas estupendas.

Así que aprovechando que Luis nos hacía una visita desde Sevilla y que nos había pedido algo "especial" pensé que era una buena oportunidad de intentarlo.

A las 8:30 ya estábamos en la gasolinera de Neptuno, con menos afluencia de la esperada (al menos los buenos si que estábamos ;-) ). Allí compramos unas barritas y pensamos si subir por Monachil o por Cumbres Verdes hasta la Fuente del Hervidero. Al final Monachil que siempre nos parece un poco menos pesado.

Que satisfacción ver como subimos las cuestas de Monachil, sobre todo recordando como nos arrastrabamos hace un año y cómo al final de la cuesta estabamos todos al borde del infarto.

Cuando se acaba el barrio de Monachil y empieza campo puro y duro, es un gustazo hasta la fuente del Hervidero, Carril Puro sin excesiva pendiente y con unas vistas impresionantes. Antes de lo que pensábamos y sin estar excesivamente cansados ya estábamos dándonos un homenaje a base de Café y Torta de la Virgen (hoy era el día de las Angustias) que nos sentó de miedo.

Desde el Hervidero hasta el inicio de carril que llevaba hasta el Rio Dilar no hay más de un kilómetro.

En el desvio nos encontramos con Daniel (el de la bicicleta de Carbono) y con otros compañeros de ruta que nos indican el camino a seguir.

Desde aquí empieza lo bueno, en realidad LO BUENO!!!!, para empezar sendero técnico (que poco a poco se va convirtiendo en muy técnico) estrecho y con extraordinarias vistas.

Luis empieza a demostrarnos que bajando tiene una técnica envidiable. Y es que no hubo trialera por muy empinada que fuera que se le resistiera (mientras yo las pasé putas en algunas partes del camino donde pasé más miedo que verguenza ya que el mínimo tras-pies suponía caer balate abajo).

Bajadas técnicas y subidas cortas pero duras nos llevaron hasta el Rio Dilar. El primer paso tiene puente pero los diez siguientes no, por lo que poco a poco tuvimos que asumir que había que mojarse (a veces muy poco y otras veces hasta las rodillas) para sortear el rio y seguir el camino que nos marcaba el GPS.


Entre cruce y cruce del rio camino con mucha vegetación y muy, muy divertido. No podíamos descuidarnos pues el camino exigía mucha concentración pero con la sensación de que estábamos disfrutando, sin duda, de la mejor ruta de las ypicomil que ya llevamos en nuestra bicis.


Un par de paradas para descansar y compartir las anécdotas de la ruta (y hacer alguna que otra fotillo) que iré subiendo. (Fernando sube también las tuyas!!!)

Merece la pena parar y disfrutar de las vistas que son sin duda impresionantes, rodeados de montañas, vegetación y agua y los tres con una sonrisa que apenas podemos contener.


Al final llegamos a una especie de merendero (no tengo ni puta idea de donde estoy) y tras un pequeño tramo de carretera enlazamos de nuevo con un camino que nos lleva a Dilar donde ya enlazamos con Gojar y de aquí directos para Granada (parando para tomar un cerveza) que se nos hace un poco tarde.

Resumiendo, que nos lo hemos pasado de p... madre y que habrá que esperar al buen tiempo para repetir esta ruta que ha elevado el nivel de exigencia para buscar nuevos recorridos. (Aunque ya estoy investigando sobre una que he visto en la Alfaguara y que dice que recorre los senderos más técnicos de la zona)

Por cierto que al final no nos cayó ni una gota.



Nos vemos....