Páginas

lunes, 27 de mayo de 2013

DOMINGO DE ENCUENTROS POR ERMITA VIEJA

No creais que no hemos salido hasta este domingo, hemos salido pero entre semana. Han sido rutas cortitas y alrededor de Granada, porque entre unas cosas y otras no hemos podido organizarnos para salir juntos.

(Esta es la que hicimos)


(y esta la que queríamos hacer)





El plan de este domingo es subir a la Ermita vieja, y para ello quedamos a las nueve menos cuarto en la calle Recogidas con Camino de Ronda, lugar habitual de quedada de 40Bike. A la quedada acudimos F.Carretero, Jorge (el junior) y yo (Algecireño). En La Zubia recogeríamos a Gonzalo y Jose María. Nos retrasamos un poco pero no lo sificiente como para cabrear a nadie, creo jejeje.

El día amaneció soleado y con una temperatura ideal para la práctica de cualquier actividad al aire libre, y la nuestra lo esssss. La salida de La Zubia fué muy revirada, suerte que venía Gonzalo...y al poco ya estábamos subiendo por la urbanización de Los Cerezos; y de pronto un grupete de bikers que nos alcanza y se ponen a hablar con nosotros. Un ratito despues se pone a mi altura uno de ellos...COÑO GILO que punto!!! Gilo es un amigo de hace 20 años y que ya me encontré en una carrera en Quentar, y hasta ese día le había perdido la pista. A él le acompañaban dos amigos suyos: Fernando y Carlos (que montón de fernandos...). Gilo estrenaba una flamante nueva burricleta Trek que se ha agendado en la tienda de un colega mutuo llamado Paco. Me cuenta que le han robado la que tenía y que se ha tenido que comprar una. Es un buen pepino y la maneja como dios manda. Con estas que llegamos al camino que asciende a la Ermita vieja y que cruza por el río Dilar. Comenzamos a subir y el junior empieza a demostrar lo que son los 18 años, pero al Gilo no se le amedrenta así como así...el grupo se estira y en un momento dado uno de los colegas del Gilo se descuelga; avisamos y se bajan en su busca y ya no los vimos más. Nosotros continuamos ascendiendo y justo antes del desvío paramos a tomar algo. Al ratito comenzamos a buscar la trialera de subida. Todos vamos bastante bien, incluso FC que está con la espalda regular desde hace unas tres semanas. Comenzamos a ascender por la trialera y el junior que le vuelve a tirar, le ponen las piedras, jajaja. Detrás tiro yo con muchas ganas, ya que esta es la tercera vez que la hago; la vez anterior no pude con ella. Para Gonzalo y Jose María era su primera vez y pudieron ir haciendola por tramos, como unos jabatos. Coronamos y tras hacernos unas fotillos y coger aliento buscamos el sendero para llegar a Piedraventana. Aquí hace un poco de fresquete y aire, aunque el sol no nos ha abandonado apesar de los pronosticos...


El sendero que empezamos es pedregoso y estrecho, a la izquierda vemos el valle de Lecrin y a la derecha la vega de Granada; una pasada, que bonito, pero hay que estar atentos al camino porque no conviene despistarse no sea que besemos alguna piedra, jajaja. En un momento dado hay una difurcación y tomamos el sendero de la izquierda hacia abajo. Es estrecho, rápido y serpenteante, tambien hay mucha piedra/roca suelta que provoca no pocos desequilíbrios...En un momento dado FC y yo, que somos los sherpas paramos y comentamos que este no es el camino que teníamos pensado. Miramos en mi gps y o piedraventana está donde no debe o somos nosotros. Buscamos opciones y decidimos seguir para abajo. El sendero cada vez es más empinado, estrecho, complicado y peligroso, QUE PASADA!!! Estoy disfrutando mucho, y  los demás tambien (creo). No ha habido ningún susto por ahora, y eso que el terreno va cambiando continuamente, de pedregoso a arenoso, y de zahorra con yagas serias. Estoy algo más pendiente de Jorge porque la juventud tiene sus peligros...pero el tío va controlando y haciendo caso a lo que se le dice. Y de pronto terminamos la trialera y nos encontramos con la pista que nos lleva a la Ermita Vieja pero por la vertiente sur, la que sube desde el valle de Lecrin. FC y yo la conocemos de la maratón que hicimos hace unas semanas "I Mammut". Es una subida por pista ,con una pendiente llevadera. Estamos a unos tres kilómetros de la cota, o almenos eso nos dice un biker que se cruza con nosotros, él va de bajada, pero he tu que el tío se anima y se vuelve a subir sobre los pedales pero para acompañarnos en la subida. Se llama Antonio Miguel Díaz. Mientras subimos nos cuenta un montón de cosas, y que pedalea por estos lares con bastante frecuencia. Se conoce bastante bien las múltiples variantes que tiene esta zona de Sierra Nevada; podemos ir a Niguelas, Cañas, entre otros sítios. Tiene maneras de flaca, así que le pregunto y efectívamente antes de dar pedales por el campo los ha dado por la carretera, nos cuenta que no le encantan los senderos, aunque más adelante demostrará que los baja bastante bien.

Coronamos y nos disponemos a empezar a bajar pero de pronto observamos un pepino en la rueda delantera de la Trek de Gonzalo. Le comento "eso hay que pincharlo" su cara de sorpresa era comprensible, pero le cuento que a alguien le pasó antes que a mi y a mi tambien me ha pasado y lo resolvimos así...pero ¿quien tiene un alfiler? bajamos y encontramos a un grupo de Scouts construyendo una cabaña (como no, jajaja), lo que no tengan ellos y que sea util en el campo...no existe. Nos dan un imperdible y pinchamos el pepino de la rueda, para poder seguir. Desde este punto, Ermita Vieja, podemos bajar por pista o por senderillos divertidísimos, pero no los conocemos, suerte que nos acompaña Antonio Miguel que sí se los conoce y nos hace de sherpa.

KECHULADADEBAJADA!!!!,  nada peligrosa, es un sendero estrechito y por tierra, sorteando pinos; el descenso es muy divertido y rápido; el silencio es total, solo roto por el sonido de las ruedas de nuestras burricletas. Encabeza el grupo nuestro  amigo Antonio Miguel, que nos lleva a un rítmo estupendo. De vez en cuando se para para reagruparnos y disfrutar del paisaje, y con estas llegamos al punto en el que iniciamos la subida a la Ermita Vieja cuando comenzamos la jornada, cruzando el río Dilar. La vuelta es tranquila, el grupo está bastante contento, la ruta ha sido muy completa y no ha habido percances significativos, solo alguna caidilla de chapa y pintura.

Antes de llegar a Ogíjares nos abandona Antonio Miguel, al que le damos las gracias por la excursión por entre los pinares, un poco más adelante se quedan Jose María y Gonzalo.

Llegamos a Granada sobre las dos y cuarto despues de cincuenta kilómetros con 1200m de desnivel y kaunopasukasa masfelizkeunaperdizzzzzzzz.