Páginas

domingo, 23 de noviembre de 2014

Hoy nueva ruta!!!, a la Sierra de Huetor desde Huetor Santillan




 Este domingo teníamos una idea de ruta pero al final nos decidimos por una desconocida opción. Hace algunas semanas subimos a unas espectaculares trincheras de la Guerra Civil, que miran a Huetor Santillan (en esta sierra hay muchas...) y al otro lado, en unos montes que hay sobre el municipio, vimos un senderillo que recorria los montes en dirección La Cañada, que nos llamó la atención, y que nunca habíamos hecho los que hoy pedaleamos, y pensamos en ir a conocerlos un día de estos. Por unos motivos u otros los compis que habitualmente vienen no nos acompañan, estamos Gilo y yo (Algecireño), y pensamos que hoy podía ser ese día, así que metimos las burricletas en la furgoneta que un colega le ha dejado a Gilo, y tiramos hacia Huetor a las nueve y média. Mis sensaciones hoy son distintas a las habituales. Ir sin track al campo y a lo desconocido hace muuuucho que no lo hago, y tiene sus riesgos, pero mientras esperaba a Gilo, apareció Edu (él solo podía hacer hoy una horita de pedales) a saludarnos en donde habíamos quedado, y me contó cómo es la zona, él la ha pateado corriendo. Eso me sirvió para hacerme una idea, pero lo que me encontré fue muuuucho mejor de lo que me imaginé.

 Nada más empezar la pendiente es endemoniada, y no exagero chicos, hay que apretar riñones de lo lindo desde el metro 0. El terreno está espectacular, algo blandito y la temperatura es perfecta para ir con tu manguita larga. He metido en la mochila un chubasquero porsiaka, el tiempo está raro estos días. Empezamos a pedalear y no tardamos mucho en encontrarnos con runners. Subían  a pasitos cortos, así que imaginaros la pendiente. Llegó un momento en que era insufrible ir sobre la burricleta y decidimos apearnos e ir junto a ella jajaja. Un poco antes de coronar nos encontramos otro grupo de runners a los que Gilo conocía...qué raro verdad...y no serán los únicos hoy.






Tras un paroncete nos volvimos a montar sobre las burricletas y disfrutar de la dificultades del sendero. Había rocas y trankos que superar en los que hubo que darlo todo todo todo jajaja. Despues de esto, llegamos a una difurcación en la que nos encontramos un pelotón de bikers. Gilo saludó a uno de ellos y que resultó ser el dueño de Nevada Bike, y además reconoció a un excorredor profesional, y que al parecer corrió el Tour, llamado Manolo Calvente. Eran todos de 29´´ y rígidas, os hacéis una idea no? Tras unos minutillos de charla les dejamos salir, pero en seguida salimos nosotros. 

Lo que viene ahora es de vértigo, es un senderito muy estrecho de arena y roquitas, acotado por pino joven y muy bajo, con una ramas antipatikillas que te castigan los brazos y empujan palbarranko...pero es un 90% ciclable. Lástima no haber hecho una fotillo aquí porque os habría dado una pista...Parte de este sendero hubo que hacerlo con paradillas, un autobús de guiris aparcó por algún sitio no muy lejano y hubo que ir haciendonos sitio los unos a los otros. Terminamos esta parte y comenzamos a dar pedales por una pista. Esta es un subeybaja por el que nos cruzamos con bastante gente buscando setas.

Terminada la pista buscamos La Cañada del Sereno, pero antes paramos a comer algo mientras nos colocábamos las protecciones. Este sendero es de sobra conocido por nosotros y por eso le metemos gasolina al cuerpo y lo protegemos. Comenzamos a pedalear y lo hacemos muy despacito, como queriendo disfrutar mucho mucho el ascenso. En invierno es complicado poderlo hacer ya que es todo roca, y en cuanto caen dos gotas es peligrosísimo o no apto ni siquiera para estos intrépidos muchachotes jajaja.



Es un gustazo de sendero si te gustan las rocas, te va pidiendo cada vez más y más. Parece diseñado para ir cogiendo el ritmo poco a poco; los trankos se van complicando a medida que vas recorriendo los casi 3km que tiene esta última parte de la ruta. Hay zonas que están orientadas al sur y la roca está seca pero otras no y la rueda pierde tracción y nos obliga más. En un momento dado y justo antes de meterle mano al último de los trankones hemos de parar ya que unos bikers están bajándolo, unos a pié y otros andando... 


 
Y le metimos mano como podéis ver en las fotillos. Poco después llegamos al final y paramos para disfrutar. Por esta zona también había senderistas pero no de los que buscan setas, ya que por esta parte es improbable encontrarlas.


Una vez comimos algo, y tras inmortalizar el momento hicimos lo que nuuuuuuca hemos hecho, al menos yo, que es bajar El Sereno. Nos arreglamos los ropajes, bajamos las tijas, abrimos las suspensiones y comenzamos a bajar. Si subir es espectacular, bajar está genial aunque es menos exigente; es muy divertido, notas cómo las ruedas, la suspension y la horquilla trabajan a destajo dándote ese plus de seguridad que requiere bajar por este irregular terreno lleno de duras y afiladas piedras, pero se acaba demasiado pronto, no es lo mismo subir que bajar jajaja, y llegamos al comienzo del sendero y nos encontramos con senderistas que han recogido kilos y kilos de setas de la variedad níscalos creo.










 La vuelta al coche la hacemos por el mismo camino que la ida y disfrutamos muuuuucho más que la ida, ya que es todo de bajada, y la zona del principio que tanto nos costó subir la hicimos  en un plis plas, derrapando en las curvillas ya que el terreno como os conté al principio está blandito. Cargamos las máquinas en la furgo y volvimos pero esta vez por Beas, Quentar, Dudar y Granada. Parada obligada en nuestro bareto favorito y pakasa.






domingo, 16 de noviembre de 2014

Monachil y Cenes por el Camino de Los Neveros

 
Después de una horrible semana, por la lluvia, y tras dos semanas sin pedalear, por fin hoy domingo he podido salir a dar pedales con mis colegas.


El día ha amanecido despejado y a una estupenda temperatura, de hecho al salir al balcón para coger mi burricleta, y de camino ver la temperatura para decidir los ropajes,  he visto pasar tres grupos numerosos de bikers. A todos se les veía muy contentos a tenor del tono con el que hablaban, seguramente el sol nos pone a todos los andaluces  bastante animadetes...Habíamos quedado a las nueve y media en puente Verde; fuimos apareciendo poco a poco,primero Gilo, luego Yo (Algecireño), F Bolivar, Edu y hoy el premio del tardón fué para Andrés jajaja. La propuesta era una ruta endurerilla pero por los alrededores de Granada.

Comenzamos a dar pedales dirección Los Rebites y en un momento dado Andrés nos plantea una variante a la clásica subida, y nos dice que " nos va a gustar mucho", que "es muy divertida". La cogemos obviamente, somos un grupete de intrépidos, y tras unos comentarios orientativos de lo que se nos viene encima de Edu,  nos disponemos a subir el primero de los tremendos repechos de "la alternativadeAndresiko", mientras intento subir el repecho maldigo el momento en el que le hicimos caso y decidimos ser unos intrépidos chavalotes jajaja, y lo subimos...hubo que parar para recuperarse del asunto, y seguimos pedaleando y viene el segundo de los repechones, y el tercero...este fue imposible, no por la pendiente, que tenía tela, sino por la caída que había a la izquierda...Se veía Cenes y el Llano de La Perdiz, y un helicoptero dándole vueltas, nada bueno seguro...bajadita y subidita. En este punto Edu se desmarca y decide ir por otro lado al inicio del Camino de los Nevero, donde nos volveríamos a encontrar. El resto continuamos con los repechos y los senderos con barrancos mortales hasta llegar al punto de encuentro.





Desde aquí subimos por Los Neveros y en un momento dado tomamos el desvío a la derecha que nos llevaría a Monachil, por lo tanto dejamos de disfrutar de las magníficas vistas de la zona de Cenes, Llano y Alfaguara, y comenzamos a disfrutar de las del valle en el que está incrustado el município de Monachil. Edu en esta ocasión se dio la vuelta, el jodío se pegó ayer 30km corriendo para preparar la que será su primera maratón, que será en Málaga, pero no se quería perder, aunque fuera soooolo media salidita con su peña de bikers. Eso está bien compañero.



El sendero que se perdió Edu, y que disfrutamos el resto está extraordinario, un puntito blando y con mucha retama en la ladera acotando el senderillo illo illo, porque es muy muy estrechito y esa retama, por ejemplo a mi me arreglo lo que pudo ser una buena caída hace unos años...Andrés estaba juguetón y lo disfrutó un montón. Después del senderillo viene la bajada. Ahí van esas fotillos. Como veis, es bastante complicada técnicamente hablando y peligrosilla, pero las burricletas se encargan de hacérnosla más accesibles y disfrutonas. Por suerte el rocoso sendero da al sur y el sol lo ha secado, y esto es fundamental, ayuda mucho...

Cuando lo terminamos hicimos las clásicas y tremendas escalerillas, y aunque el grupo quería volver a "innovar" osea bajar por otra zona, por suerte conseguí disuadirles de la idea, y que me siguieran jajaja, y las bajamos. Son inclinadas y muy reviradas, y las chumberas están desatadas, exuberantes las jodías. Nos llevamos no pocos pinchos en los guantes y chaquetas, pero las pasamos.
Acabamos las escalerillas de marras, y de pronto, mientras nos introducíamos en este importante municipio de Granada, vemos salir mucho humo del bajo de una casa, nos paramos para ver qué pasaba y resultó una situación de lo más inesperada; un lugareño que estaba tostándose su propio café...
          
 
                                                                                                                        De entrada sorpresa e incredulidad, pero descubrimos, tras un rato de charla, sobre todo de FB, que era el propietario de la granaina cafetería "Desi", ¿os suena amigos?. Es aquel lugar en el que este grupete de bikers tenía la buena costumbre de parar para tomar un chocolatillo con churros, antes de comenzar a pedalear..,.y ahí lo dejo, no digoNáMás jajaja. Pues bien, después de estar un buen rato charlando sobre el proceso de tueste y descafeinado del café, y tras cargar FB unas bolsillas de degustación, seguimos pedaleando. Ahora llega un caminillo junto a una acequia, que es la foto de abajo a la izquierda.



Precioso camino cubierto del ocre del otoño,y más cortito de lo que me gustaría. Luego viene una subidita y un repecho durete, que ya subimos hace unas semanas y que hoy superamos con bastante más solvencia, la otra vez lo cogimos un poco más cansadetes. Foto de la derecha la derecha. Paramos para disfrutar de las excelentes vistas.

Lo que ahora haremos es volver al camino de Los Neveros para dejarnos caer hacia Cenes. El sendero está resbaladizo pero disfruton, puedes hacer buenos derrapes pero la rueda agarra. Hicimos algunos saltillos como el de la foto de abajo, y en una zona preparada para ello, y luego les hice una propuesta canallilla,
                 
les llevé a un tranko que hay por estos lares, y que descubrimos de casualidad hace un par de años... total pajiñarse. En una ocasión lo pasé con la burricleta del Carretero, pero hoy me apetecía probarlo con la mía. El caso es que hoy no tenía "el chulo subido", lo llevaba "puesto" porque por la mañana en casa ya decidí cambiar pedales y zapatillas automátic@s por los de plataforma y eché protecciones, peeeero el hábito no hace al monje... de hecho la bajada a Monachil se puso Gilo delante y me vino genial para prácticamente hacer un ceropio. Pues bien,  ataqué el tranko con calma, despacito, gustándome, y lo pasé con más solvencia de lo que esperaba, y es que en realidad estas cosas las pasa primero de cabeza y luego esas máquinas que llevamos hacen el resto...Los compis en esta ocasión no se animaron pero lo harán...
  
Conectamos con la verea de la Fuente de la Bicha, que está estupendamente MAL mantenida, y aunque seguimos sin superar un punto determinado de una cortita subida, es por una roca a la que es difícil evitar, pero se conseguirá un día de estos. Como decía la vereda está como nos gusta a nosotros, con sus árboles caídos, ramas y troncos por los suelos, por todos lados, por cualquier sitio, que te sorprenden y te obligan a llevar a tope los sentidos...
 


Tras terminarla llegamos a la ruta del colesterol, que estaba petadisima de senderistas, runners, paseantes con sus perrillos, padres con sus chikill@s, con y sin bici, ciclistas, había hasta caballos, jajaja fue un ejercicio de fino slalon para poder llegar al punto del "tercer tiempo". F Bolivar se fue para su casa, Andrés nos acompañó hasta la altura del bareto donde solemos parar, y que nos pone esa tapilla de papas a lo pobre y huevo frito con la cervecilla, pero no se pudo quedar para degustarla...Gilo y yo sí..., un par de cervecitas, sus tapitas y el sol por testigo. Luego p´kasa con la mochila cargada de buenas vibraciones, vibraciones que comparto con vosotros con más o menos acierto, jajaja.




Gracias FB por las fotillos, que nunca lo digo pero la mayoría, las mejores, son suyas siempre.





















Este es el track por si os apetece hacerlo


lunes, 3 de noviembre de 2014

Granada, ya llegó el otoño!!!



 
Efectívamente amigos, ¡ha llegado el Otoño! pero aún pedaleamos con manga corta, y eso que estamos en Noviembre...en fin, esto como otros actuales acontecimientos de la vida pública de este país, no hay quien lo entienda. Lo que sí que vais a entender, sobre todo por las fotos, es que lo hemos pasado muy bien, a pesar de que ha habido que pararse por pinchazos hasta tres veces.

Esta mañana nos hemos llevado dos agradables la sorpresas, una la presencia del amigo Jose Miguel, si si ese que hace once meses nos abandonó por una tontería, el nacimiento del segundo de sus hijos, una preciosa chiquilla jajaja. La otra noticia es que nos ha acompañado un nuevo compañero de fatigas, y que amenaza con quedarse (nos ha pedido darse de alta en el chat de wsp...). Se llama Jesús y es hermano de Pepe... Pues bien, a las nueve quedamos en Plaza Nueva. De los confirmados, Gilo, Fernando, Pepe, Andrés, Jesús, Jose Miguel y servidor (Algecireño), no acudieron al final, aunque avisaron, Pepe y Andrés, así que una vez llegados todos y hechas las presentaciones, nos pusimos en marcha. La idea era ir hacia Puerto Lobo, pero antes de llegar desviarnos hacia Huetor Santillan y una vez allí ya veríamos si Beas-Monje-Dudar, Beas-crestas-Cenes o Huetor-Cortijo perros-Cenes...

  El día ha salido espectacular, ¿sabeis ese fresquito justo que se quita dando pedales?, pues ese.  Pasamos la carrera del Darro y comenzamos a subir por el Albaicín, y ahí el primero de los pinchazos de FB. Paramos y nos ponemos a la faena...verdad Gilo jajaja. Nos ponemos a andar creyendo que venía Gilo y FB pero de pronto vemos que no, le esperamos y aprovechamos
para hacernos una fotillo



 Lo que apuntan con las manos JM y Jesus es San Miguel Alto, primera parada obligatória para recuperar el aliento.


Y llegamos...
Aprovechamos para hacernos otra fotillo. Tengo que deciros que antes de meterle mano a las escaleras de subida a San Miguel hubo algunos "Judas" que quisieron renegar de las escalerilllas, pero no les dimos cuartel, y subieron por donde haykesubí a San Miguel, jajaja y como subieron los jodios...!!

Luego comenzamos el sendero de subida con el bueno de Jesús marcando rítmo...Pepe no se quién es peor si tú o tu hermano jajaja y llegaría el segundo y último pinchazo de FB...
 y ahístabalYilo, joe que avaricioso es el tío, to lo quiere arreglar él, jajaja.

 Coronamos, y bajamos una rodera con su aquel. Yo pensé que Jesús, que lleva una rígida rígida rígida iba a tener algún problemilla pero nada de eso, la bajó como un campeón, y buscamos El Fargue. Esta parte tiene un poco de carretera, pero un extraordinario rebaño de ovejas, que va subiendola, nos suaviza el paisaje y poco después ya hemos llegado a El Fargue. Fb carga un poco de agua en una fuentecilla y nos metemos en carril.  El terreno está un poco seco y en las peores pendientes la rueda trasera patina, una bajadita y enseguida llegamos a otro tramo de carretera que nos llevará a Huetor Santillan. En este punto charlando con JM me dice una ruta que desde este município te lleva hasta El Sereno, un día de estos lo haremos. Llegamos a Huetor, y se está corriendo un duatlon, pero con BTT, que envidia siento, me encantaría poder hacerlo, pero una lesioncilla del dedo gordo no me deja empezar a correr, quizás para el año que viene... Bueno que me voy jajaja. Para ir hacia donde queremos ir hay que pedir permiso, y quién mejor kelGilo...y nos dan el paso claro. Hemos decidido ir hacia el Cortijo de los perros y hay que bajar unas impresionantes cuestas de asfalto, que bajamos hasta llegar a un cruce, aquí paramos un ratito para comer algo y mirar un plano que hay y que nos orientará de por donde hay que continuar, no obstante, aprovechamos un paseo de un lugareño para cerciorarnos de que vamos a elegir el camino correcto.


No tardamos mucho en reanudar la marcha, y pronto JM y yo identificamos este camino, pero lo hemos hecho en sentido contrario y hace mucho mucho tiempo, y desde un punto mucho más alto, recuerdo que la bajada era peligrosísima.



Pronto llegaríamos al cortijo y allí estaban los perros, encerrados como en un vallado de metro y medio de alto, a todas luces de insuficiente altura para evitar que salten y nos coman vivos. Madremíademivida, cuando nos ven se ponen como locos, saltan queriendo superar el vallado, al ver que no lo consiguen se ponen a morder los alambres del vallado como queriendolos arrancar, el caso es que no tienen pinta de ser tan fieros aunque son grandes de la leche, pero sus caras no parecen enfadadas a pesar de lo que os cuento. Nos paramos en seco, el camino pasa junto al vallado y no tenemos claro pasar por delante de ellos así que tratamos de buscar otra opción, pero no la hay, hay que armarse de valor y pasar lo más rápidamente posible y mariquita el último.



 

Por Dios que mal rato hemos pasado, nunca había tenido la sensación de peligro que he tenido hoy, y eso que un día se me tiró un perrankanodelaleche que babeaba rabia. Estaba a un palmo de mi pierna mientras bajábamos un sendero anchote; me ladraba y ladraba con esa pinta que tienen los perros enorrrrrrrmes cuando te quieren morder...; ese día recuerdo ir con FC y con Gilo entre otros... Bueno pues lo de hoy fue peor, pero al ver que no teníamos alternativa, nos armamos de valor, nos montamos en las burricletas y movimos las piernas tan rápido como fuimos capaces, pasamos junto a esas bestias disfrazadas de perros, y después de un ratito fuimos capaces de mirar p´tras y ver que ninguno consiguió saltar el vallado, uff que horror!!!, pero pasó y seguimos nuestro estupendo día.

 Después de pasar una barrera para continuar con la ruta pudimos disfrutar del otoño mientras dábamos pedales junto a estos chopos.



Todavía nos quedaría una barrera más en la que nos hicimos esta divertida foto.


























Continuamos pedaleando y empezamos a recorrer un bonito sendero que nos llevará a la base de las crestas, pero para llegar hay que subir unos repechos serios serios, y nos ponemos a la faena, yo decido no reventar junto a Gilo y FB, JM decide apurar y apurar y nos demuestra que quien tuvo retuvo, pero el que nos deja patidifusos el Jesús, que se agarra a la burricleta como si fuera a bailar un chotis y tira p´riba. No dábamos crédito, el repecho es duro de subir junto a la burricleta así que subido sobre ella es de otro planeta, pero Jesús se retuerce y consigue subirlo. ahí va una fotillo de la susodicha

 






















La foto de abajo se debería de poder ver está San Miguel, La Abadía y Jesús del Valle, pero las cámaras de los teléfonos no dan, por ahora para tanto, asín ke imaginároslo ¿vale? jajaja.

Desde aquí, y tras comentar la jugada de Jesús, continuamos dando pedales dirección Cenes. La bajada es muy rápida y divertida y desde ahí fuimos hasta la casa de FB por una zona urbanizada pero sin casas jajaja, cosas de la crisis...Dimos unos cuantos saltos y disfrutamos del placer de llevar las máquinas que llevamos, disfrutó hasta Jesús con su peasodemáquinarígidarígidarígida, pero tanto fue el cántaro a la fuente, que dio un llantazo y aquí el tercer y último pinchazo del día.

 
 Aquí dejamos al amigo FB en la puerta de su casa, pero antes nos llevó a hacer unas escalerillas... Unos con dobles y otros con rígida....impresionante.

Y para terminar, unas cañitas...


Ahí había una tapilla...de huevos y papas a lo pobre

El finde que viene dicen que hará frío...ya veremos