Páginas

lunes, 5 de octubre de 2015

Tocón-Dudar

Este finde hemos vuelto a ir por la zona de Quentar, concretamente a Tocón con la idea de hacer la trialera a la que hemos denominado "Garden Rock", entre otras cosas.





Recogí a Gilo y su montura a las nueve y media, a los pies de su urbanización en Dudar. Sobre las diez y media y tras un cafelito, en un agradable restaurante de Tocón, estábamos dando pedales. El día está raro raro raro, se ven unos nubarrones ennegrecios en nuestro horizonte que no tranquilizan, pero quien dijo miedo...y le tiramos p´riba.




El ritmo es tranquilo y disfrutón. Tan tranquilo que sin darnos cuenta nos adelantó un chaval con una rígida que nos dio un buen susto, que jodíos son estos chavales... Hicimos la primera cota y tras nosotros un grupete de unos diez bikers llamado "Bielas", ya los habíamos visto por la carretera en dirección Tocón; estos también van como aviones, bueno no todos. Bajamos hasta cruzar el río Paules, y sin parar fuimos a por la segunda subida. Esta es una ascensión un poco más larga y dura que la anterior, y además sopló un poco de viento en contra, lo que dificultó el pedaleo. Hicimos alguna paradilla para comer algo pero cortita, hace fresquete y las piernas se enfrían...




















Y coronamos, nos abrigamos para bajar, nos vestimos de romanos y comenzamos a bajar por carretera hasta un cruce a la derecha, que nos mete en una pista y nos llevará al Garden Rock, pero antes de hacer este sendero anduvimos un poco  más hacia delante para ver si un sendero nos pudiera bajar al pantano sin bajar a Guejar, y parece que sí que lo hay pero hoy no lo buscaremos, queremos trialera de rocasssss.










Volvimos sobre nuestros pasos y buscamos la trialera, y le tiramos con muchas ganas.








Veis que nubarrones...?







En este punto comienza la fiesta...


El comienzo es muy rápido, el sendero serpentea por la ladera y juguetea con las rocas, y cuando mejor se pone la cosa, unos moteros en dirección contraria...estos si que destrozan los caminos. Muy civilizadamente todos colaboramos para que nadie tenga que pararse, a pesar de lo estrechísimo que es el sendero. Ellos aminoran la marcha y nosotros también. Continuamos la marcha y llegamos a la zona mássssss rocosa, es increíble, hay que hacerla con mucha inercia para que las horquillas no te lancen para atrás.









Fijaos que pedregalllll
(las fotos de arriba y abajo son de otro día)







Al terminar esta exigente, increíble y divertida trialera decidimos intentar no bajar a Guejar, pero para eso deberíamos de poder cruzarnos con algún o alguna paisana del lugar, y así ocurrió. Nos indicaron cómo hacerlo y nos pusimos a la faena. Mirad por donde nos metimos









Fue muy muy divertido, y nos llevó casi a coronar La Argumosa. Dar pedales por el borde o dentro de una acequia  con agua es algo que no habíamos hecho hasta ahora jajaja. Al terminar la acequia había una cancela que abrimos y cerramos, para meternos en un olivar privado...Si descargáis el track tenerlo presente.







Subimos la Argumosa y pedaleamos dirección El Geodésico. Hubo que hacer un poquito de pisteo, senderillo, y el cueston imposible que casi me hago sin bajar de la burricleta, pero una inoportuna rama de retama se enganchó en la mochila, y me lo impidió cuando casi lo tenia...kachissss!!!










En este punto nos encontramos con el guarda, con el que charlamos un ratito antes de comenzar la última de las sorpresas del día.

Lo que viene ahora es una tremenda e increíble bajada por entre pinos que te dirige hacia Dudar. Solo por hacer esta bajada merece la pena subir al geodésico. Esta es la tercera bajada que he hecho desde este punto pero es la mejor con diferencia. Ni una piedra o laja, nada de polvo, todo va entre pinos y sobre pinocha, una delicia para ti y para la burricleta. La última parte de este sendero es completamente desconocido para Gilo, y por supuesto para mi. Nos picó el gen Camel y en vez ir por lo conocido tiramos hacia lo desconocido. Va por entre espesos matorrales; está tan cubierto que lo vas descubriendo conforme estás pedaleando, cuando estás encima. Ponte las rodilleras y guantes largos y disfruta de lo lindo... 

Al terminar este nuevo camino nos perdimos un poco, pero Gilo dio con la salida, para eso es su área ¿no? Aparecimos muy muy cerca de donde esta la casa y el coche de Gilo. Cargamos las mákinas para subirnos a Tocón, había que recoger mi coche, y dar buena cuenta de un buen y merecido almuerzo, tras una fabulosa ruta. Fue en el mismo lugar que tomamos café por la mañana. 






La ruta no es de muchos kilómetros y casi todo el desnivel, que tampoco es mucho, es en los primeros 20km más o menos.






No hay comentarios: