Páginas

domingo, 29 de noviembre de 2015






Este domingo he tenido que volver a salir solo, señor@s esto va de mal en peor, pero es que vaya día que ha hecho hoy para dar pedales, cualquiera se queda en casa. Tempranito he salido al balcón de mi casa y aunque hacía fresquete, con guantes, manga y pantalón largo y un cortavientos finito vas que te pasas de a gusto.






Sobre las nueve y media me he puesto a dar pedales dirección La Malá. Creo que es de las mejores rutas de invierno, si no hay viento ni ha llovido los días anteriores. Te va dando el sol toooooda la ruta.

Vas haciendo patas hasta que llegas a la altura de Las Gabias y ahí empiezas a aumentar el desnivel poco a poco pero muy llevadero. Al coronar me pongo a hacer fotillos, el cielo está espectacular, no hay bruma y se ve espectacularmente bien las Sierras de Almijaras, Parapanda, Sierra Elvira, la de Huetor, El Llano y Sierra Nevada.







Un poquito más adelante ya encontrabas La Malá





La bajada es peligrosilla por las roderas y el chino suelto, siempre hay que coger por la derecha del camino. Una vez llegado, me paré en una cafetería que sirven unas espectaculares raciones de churros, y su cafelito bien caliente, hoy no desayune en casa y había apetito.






Media horilla de parada entre que me bajo de la burricleta, el bar está petao, me busco un hueco, pido, me lo sirven y doy cuenta de él.


Una vez terminado, reanudo mi marcha. Al salir del pueblo hago unos cientos de metros de carretera, busco el camino que me mete por entre los terrenos ya arados para plantar vaya usted a saber qué... aunque yo creo que es cereal, cuando la hacemos en primavera es lo que solemos ver. Hablo en plural porque suelo venir con compis (si pudiera poner emoticonos pondría los que lloran...) jajaja.

Paso junto a un garaje de rulots y caravanas y me acuerdo de Gilo y las ganas que tiene de pillarse una, y yo de que se la pille (amigo gorron jajaja)

Una vez que termino esta parte giro a la derecha y de pronto me encuentro con una fuerza de colores tremenda; entre el colorao de la buena tierra, el de Sierra Nevada al fondo y bajo un limpio cielo, ese contraste verdaderamente me impacta, lástima que aún no tengamos la nieve,  ni mi cámara sea mejor, pero aún así merece la pena bajarse y tomar una foto, foto que no hace justicia al colorido real...













Continuo pedaleando, y de nuevo un poco de carretera hasta que llego al devío que me lleva hacia el Cortijo de Santa Catalína. Es un precioso cortijo con una buena Yeguada y explendidos  caballos, pero para llegar allí hay que meterle mano a una subida que va de menos a más. Es pista ancha con chino. Es de esas cuestas que se suele sufrir porque es larguilla y sin una mala curva que echarte a las piernas, solo el final te da más aire porque es asfalto y traccionas mejor. Al coronar tiro otra fotillo.





Me giro al otro lado (foto de abajo), y comienzo a bajar hacia el Cortijo






Al rebasarlo giro a la izquierda y me meto en un campo de olivos. Esta parte es un follón, vas por entre los olivos y hay distintos caminos y como tomes el equivocado...maemiademivida!!!






y me equivoco...






Pero antes de fastidiarla más de la cuenta, me doy la vuelta sobre mis pasos hasta llegar a donde yo creí que me había equivocado, y por suerte acerté. Se me ha olvidado deciros que estamos en época de caza de Zorzales y Perdices y que no paro de escuchar tiros por todos lados, y un poco nervioso si que me pongo, quizás por eso me hice un lío entre los olivos jajaja.

Una vez reorientado y terminado este terreno de olivos, me adentro entre pinos. Es una bajada con muchas opciones de saltitos, que normalmente la hago a buen ritmo, pero hoy al ir solo prefiero otra idea de bajada, incluso me paro a mitad y saco esta chula foto






No es muy larga la bajada así que pronto llego al final. El camino como podéis ver está un poco roto, y eso lo hace más interesante






Al terminarlo, me encuentro con unos cazadores ya recogiendo los avios...me paro a charlar y me cuentan que están mas quemaos que los palos de un churrero; resulta que con tanto fertilizante, insecticidas y demás matabichos, los pájaros o mueren o emigran y no hay nadena p´matá. Me cuentan que el cabreo aumenta porque son ellos mismos los que repueblan los montes de las que luego serán sus "víctimas", pero estas como he dicho, mueren o huyen antes de que ellos las maten...en fin, si es que no llueve a gusto de todos, bueno llover llover no llueve un carajo, veremos a ver el verano que nos espera. 











Continuo dando pedales y pronto me planto en Santa Fé













Una vez pasado este bonito pueblo, me meto en el camino que va junto al río Genil dirección Granada






con su río a la izquierda, cultivos de espárragos, maizales, y choperas a la derecha 






y Sierra Nevada de frente






Tras acabar este camino me planté en Granada la mar de contento de la jornada hecha. 




¡¡¡Que bonito es esto de dar pedales por el campo...!!!

domingo, 22 de noviembre de 2015

Hoy yo "conmigomishmo"

Este finde no ha habido forma de salir con mis compis, a lo mejor son tots del Madrid jajaja, asínkedemodoke me he montado yo solito mi escapada del domingo.





El día ha amanecido de nuevo espectacular, aunque algo más fresquete que el domingo pasado.

Tenía muchas ganas de rodar, en toooooda la semana no he podido porque el finde pasado, participando en la competición de orientación que organizó Balakook, le pegué un cabezazo a una rama (que habría firmado el mismísimo Puyol, el jugador, no el político); esta estaba traicioneramente ubicada en mi camino, y camuflada por una enredadera, y como me quedé "atontao" decidí dar por finalizada mi jornada biker del domingo. Al final no hubo ninguna lesión así que tenía permiso del médico para despues de una semana de descanso, dar pedales.


La ruta elegida: subida a La Cruz de Viznar.






La subida es muy bonita, comienzas rodando a los pies de la Alhambra y del Albaicín, subes hasta el mirador de San Miguel Alto por el Sacromonte y luego vas por un precioso senderillo entre pinares y retama hasta El Fargue.








Como he salido de casa haciendo el menor ruido posible, y no despertar a nadie, he parado a desayunar en el Fargue, y allí he encontrado un ambientazo de "postclásico ketkagash" maemiademivida cómo estaban poniendo a Florentino y demás "artistas" jajaja; yo me he dedicado a obsevar y disfrutar...y la verdad he disfrutado musho musho musho, aunque no tanto como anoche...

Bueno me centro. Una vez dejado este municipio he buscado el sendero que me suba a la sierra de Huetor, al centro de visitantes. Hay una parte de carretera pero es poquito. Una vez lllegado, comienza un pisteo. Hoy hay un ambientazo biker espectacular, todos de rollo rally, me ha saludado uno que creo que es Luis de mi peña de trial, he podido contar dos grupos de no menos de quince cada uno y luego algunos versos sueltos como servidor y otro que curiosamente también era endurero, llevaba una bonita Kona.

He rodado un poco y al llegar al desvío del sendero de La Cruz de Viznar he dudado si subir por ahí o por pista y hacer "La Cueva del Agua" de subida, y "La cruz de Viznar" de bajada; he optado por esta opción; llegando al final he parado en el mirador para hacer estas fotillos












Continué la subida, me cruce con bastantes senderistas que como siempre que nos ven nos dan aliento, y no tardé mucho en coronar y coger el precioso sendero ancho que te sube a la "Cueva del Agua"







Una vez hecha esta fotillo, comienza lo más exigente de toda la ruta, que es subir dando pedales por el tremendo "melonar" o "garden rock" que diría Gilo. Bajé un poco la tija y me puse a ello. Poco a poco fui salvando sobre mi burricleta los multiples y tremendos trankos hasta llegar al mirador. El que conoce este tramo sabe de su dificultad... pero cuando lo terminas la sonrisa no te cabe en tu cara, estas lo que se dice "satisfecho".





Un senderista me tiró estas fotillos











Descasé un poco, comí (estaba vacío) y continue mi marcheta buscando "La Cruz de Viznar". Hice el sendero muy tranquilo, había que ir con cuidado, hoy había muchos senderistas por esta zona, pero lo disfruté igualmente.

Al llegar al comienzo de la bajada había que elegir entre la cara norte o la sur, y le tiré por la norte, hoy no llevaba las protecciones, no iba acompañado y no es plan de arriesgar







Este lado es menos peligroso que el sur, y más rápido aunque la he hecho muy despacito, gustándome en sus trancos, levantando rueda en las cerradas curvas y saltando por algún que otro peralte.

Cuando he terminado he cogido la pista dirección el "Centro de Visitantes" y allí había una peña de bikers de no menos de 20 descansando un ratito. Les he saludado y he continuado hacia abajo. Lo que he hecho ha sido deshacer el camino de subida y volver por donde había subido.

Llegando a San miguel he parado para tirarle una foto al sendero, me encanta, es espectacular de subida y de bajada, la retama le da un punto.





A esta hora el Sacromonte, el Albaicín y Plaza Nueva está petado


He llegado a casa a tiempo para unos estiramientos, una duchita y poner la mesa, hoy el titi no cocina...

Aunque lo he pasado francamente bien pedaleando solo, espero que el finde que viene no me falten los compis, ¿oido cocina? pues eso...

martes, 10 de noviembre de 2015

Sierra de La Almijara, ¿no la has pedaleado...?

Probablemente sea una sierra no muy popular entre los bikers de "la Capital", seguramente por la logística; hay que coger el coche, la furgo,  el remolque o lo que sea... y teniendo a mano la Sierra de Huetor, El Llano o Sierra Nevada, para qué te vas a complicar verdad...pues hazlo!!!




El día de hoy lo encargamos hace bastante tiempo y como nadie se esperaba esta meteorología en noviembre, pues nos salió bien barato el día... espléndido sol, fresquete pero que nos permita ir con ropa de verano, y un poquito de viento de cola de vez en cuando...






Con esta peña de Balakook recuperamos las buenas costumbres de antaño en las que madrugábamos y desayunábamos en grupo antes de empezar a dar pedales, que bien...!!!

A las ocho había que estar en la tienda, y allí nos fuimos presentando todos, bueno menos un dormilón que en todos los grupos hay, y que en más de una ocasión regalan al segundo dormilón unos simpáticos minutillos jajaja. Bueno una vez reunido el grupo de hoy: Santiago (promotor), Miguel, Javier, Gilo y servidor (Algecireño), cargamos las burricletas en la furgo del "equipo oficial" , que así la llama Miguel, dirección Fornes.






Llegamos pasadas las nueve, y como os he comentado desayunamos antes de empezar a pedalear. El bar que había abierto en el pueblo tenia clientes del día anterior y que que aún no habían pasado por casa a darse una duchika...había ambientazo. Al salir de la furgoneta, con las pintas que llevamos los bikers, nos miraron como si fuéramos extraterrestres, saludamos a tokiski y entramos al bar.


El pobre dueño estaba pasándolas canutas, se había quedado sin luz y el café era de pucherete, lo servía en un enoooorme termo, y las tostadas las tuvo que hacer en ese oportuno infernillo que suelen tener las cafeterías porsiaka... y con mucha profesionalidad y dignidad nos atendió dadas las circunstancias.






La ruta preparada para hoy es rally, y hemos aprovechado para estrenar nuestros nuevos cuadros Javier y servidor. Javier se ha hecho con un modernísimo y precioso cuadro rígido de Intense al que ha acoplado unas ruedas con los radios de colores, que bonitos quedan!! Mi cuadro es muy bonito también eh!, y además de gañote, me lo han mandado en garantía los de Giant para substituir el que tenía, que se me ha fisurado (OLÉ por Giant!!!)












El comienzo de la ruta fue muy plácido, rodábamos entre fincas de tomates cherri y otros verdes. Ibamos preparando las piernas para lo que nos esperaba...





Un perrillo que nos daba la bienvenida, los demás estaban en un cercado en el cortijo unos metros más adelante. Al pasar frente a él me hizo gracia ver a un perro salchicha atado ladrandonos tan ferozmente que pareciera que se le iba a salir la campanilla por la boca, pues cómo serán los otros perros pensé...




Cruzamos por un estrecho puente de madera un riachuelillo junto al cortijo mencionado, y pocos metros más adelante nos da la bienvenida esta sierra con un repechon que no llegará al kilómetro. Empezamos a bajar platos y meter piñones como locos, no nos esperábamos tanto desnivel así de repente, y comenzamos a subir tranquilamente. No sabíamos cuanto de larga era, pero se alargaba y se alargaba; cuando parecía que terminaba no era así y venía otro repecho, a duras penas levantabas el mentón para otear el horizonte en busca de algún descanso, mi dedo gordo de la mano derecha cada poco apretaba la maneta del cambio por si "el señor", por arte de magia me había colocado un piñon mas en el cassete, pero no, ya no había más...todos sufrimos muuucho, pero amenizaban los divertidos comentarios entre repechon y repechón: "venga ese rítmo ...", " joder no te pares ahora que ya casi estamos...", "sigue sigue más arriba...", "venga vamos un poquito más hombre...", "ahora no te vallas a ir..." que sacados de contexto no me negareis que tienen su aquel..., en fin que con tanto repecho hubo tiempo para la guasa.

Bueno para guasa la que tiene el amigo Miguel, le salen las anecdotas a borbotones,  y no para de contar cosas, ¡que locuacidad!, nos deja a todos pasmaos, ha conseguido callar hasta al bueno de Gilo, que hasta ahora era el number one. Ya me gustaría retener algo de lo que dice para reproducirlo en mis crónicas, me quedarían chulísimas, pero me resulta imposible acordarme, así que el que quiera disfrutar tendrá que apuntarse a estas quedadas.














Después de esto un poquito de rodaje y no tardamos mucho en divisar a lo lejos otra cuesta. Aprovechamos para disfrutar de unas espléndidas vistas de Parapanda y toooodo lo que hay antes.






Poco a poco vamos metiendo hierros que nos ayuden a llegar arriba. Esta cuesta es más llevadera que la anterior, pero el terreno es diferente, hay más roquitas y chinos blanquitos seguramente fruto de la descomposición del mucho marmol que por aquí hay.  Coronamos y comenzamos la primera de las bajadas del día.






El terreno que rodamos es pista mal mantenida, y como he comentado hay piedrecillas y losquillos que desequilibran a velocidad así que aunque disfrutando hay que ir con tiento; al acabarla rodamos por falso llano un poco, y paramos a comer algo a la sombra de las muchas encinas y pinos que hay junto al camino.










Unos sacan frutos secos, otros alguna barrita, dátiles, etc. pero hubo quien nos sorprendió con lo último en nutrición traído directamente desde el Centro de investigación nutricional y alimentación Shimano. Kioto, Japón.





Así cualquiera está de arriba para abajo sacando estas preciosas fotos del entorno o de nosotros llegando "ahondesea".

Miguel ya sabía yo que algún secreto guardabas...










Poco después y tras ascender por un rotísimo camino llegamos a uno de los más espectaculares emplazamientos de la jornada, la cantera de marmol. Actualmente está abandonada. Subimos y nos hicimos unas imponentes fotos. Es tan mastodóntica la pared que parecemos hormiguitas.




























Abandonamos la cantera tras este fabuloso reportaje fotográfico de este impresionante lugar, y tras subir un poco, hicimos el bucle (lo podeis localizar en la primera foto de la crónica).





Lo que al fondo de la foto de arriba veis nevado es El Veleta y El Mulacen









Hechas las fotillos comenzamos el eléctrico descenso por una umbría pista acotada de grandes pinos y cubierta de piña y pinocha, se nota que poca peña pasa por aquí.

Es una delicia, te da mucho juego y las derrapadas son generosas al paso por curva; ha quedado un poco motero pero es que en el momento en el que estamos en este lugar, hoy, este año Jorge Lorenzo ha hecho hincar la rodilla al campeonísimo Rossi, tras dos años consecutivos de hincada por parte de Marquez...




Me centro en la ruta jajaja; terminada la bajada salimos cerca del lugar donde comimos, más o menos por entre los montes de la foto de arriba, y tras pasar bajo una valla comenzamos a subir por un cauce seco. Tiene de todo menos agua, pedrolos, roquitas, rocas, raices y arena y tras salvarlo nos recibe una buena cuesta, vuelven a sonar los hierros...cada uno va cogiendo su ritmo, la subida es dura, va aumentando su desnivel poco a poco, bien es cierto que las curvas te dan aire. Según vamos coronando nos vamos sentándonos allí donde podemos. Comemos y bebemos como si no hubiera un mañana.














Tras la comida comenzamos a bajar. El terreno de esta parte es muy muy duro, tiene mucha piedrecita y vegetación a los lados y por el centro del camino, revirado y es tan pendiente o más que la subida.








Estamos en mitad de ningún sitio, aquí no te recogen en un ratito si te haces daño, así que muy oportunamente Santiago nos pide cautela en la bajada, pero aún así disfrutamos bastante, que si te paso por aquí , que te la devuelvo en la siguiente, sus frenazos, derrapes y derapillos, lo que no hubo es ninguna patadilla que te saque de pista (jajaja, lo digo sin acritud eh Rossi), que tu metes la rueda, pues patí esta curva, que la meto yo pos pamí...














El final lo corta un precioso y cristalino riachuelillo, que atravesamos pedaleando, y que al menos para mí resultó ser la mar de oportuno, me permite cargar un poco de su fresquita y clara agua en el bote que está seco como la mohama.









Por esta zona comenzamos a encontrarnos con senderistas con los que intercambiamos saludos y comentários.





El principio de esta parte es falso llano  










y comienza a revirarse y empinarse el camino



 Llega la madre de todas las subidas del día














Poco a poco va creciendo el desnivel mas y más y más, los pocos descansos nos los proporcionan las cerradas curvas, ahí cada uno se agarra a su manillar como buenamente puede, metes todo el hierro y con ellos los riñones...y una curva y otra y otra y la pendiente no mengua, joder como cae el sudor, es un autentico sufrimiento el que llevamos para coronar.











Llegamos de uno en uno no sea que liemos una montonera... nos esparramamos allí donde podemos sin la más mínima dignidad (hablo basicamente de mi), aprovecho para hacer unos estiramientos que alivien mi maltrecha espalda. En estas que divisamos unos pocos buitres haciendo círculos sobre nuestras cabezas, y nos entró a todos la risa...Olemos a muerto jajaja. Llevamos unos treinta y pocos kilómetros  y mil metros de desnivel más o menos...no se si será mucho o poco pero estamos rebentaos, pero como sarna con gusto no pica...











Tras descansar, estirar y comer continuamos la jornada, se adelantó Miguel que nos saco esta bonita foto al coronar antes de comenzar a bajar de nuevo.











Al finalizar esta bajada teníamos dos opciones, a la izquierda nos ahorrábamos cinco km, el desnivel acumulado previsto lo teníamos ya casi cubierto así que optamos por esta alternativa y a pocos metros pinchazo de la burricleta de Santi.










Tardamos poco en arreglar el asunto y continuamos pedaleando. En este tramo se puede ver bastantes chopos pero Miguel tuvo la habilidad de ver y fotografiar esto:







Tras llanear un poco llegó el último de los repechos de esta increíble jornada. Este no tenía la dureza del anterior ni mucho menos peromadremiademivida, que hartá de repechos que llevamos. En algún momento de esta excursión me comentaba Santi "estas son las rutas que te ponen fuerte", pues nos vamos a poner como el vinagre Santi jajaja.

Coronamos y lo que queda es una bajadita ancha suave con bastante piedrecita pero que la hicimos razonablemente rápido. Alguno cuenta que vio un coche de la guardia civil aparcado en esta parte del camino...yo creo que se trató de un momento de alucinaciones fruto del esfuerzo jajaja.





Tras terminar esta parte nos dimos de bruces con una pista de aterrizaje en mitad de este paraje, curioso lugar para aterrizar, entre montañas, no me negareis que sospechoso es, pero más adelante vimos un cartelito de la Junta de Andalucía...en fin, bajamos unos km por asfalto, llegamos a un centro de Interpretación la mar de chulo, y poco después...ahí estaba esperandonos el imponente "coche oficial del equipo Balakook" hoy ocupado por estos cinco autenticos bikers del BTT.






Pero la jornada no acabó aquí,  pusimos la furgoneta orientada al pueblo y volvimos a ir al bar donde unas horas antes habíamos desayunado, y alguno de la mañana aún estaba allí jajaja.





Nos hinkamos unos bocatas de carne en salsa unos, otros de caballa, con sus correspondientes tercios y cafelito caliente que arregle estos cuerpasos y tiramos p´grana  hechikopeasosssss pero mukontentos jajaja.


La mayoría de las fotos son de Miguel pero tambien de Gilo y Santi, a mi se me quedó el movil en casa, así que ¡muchas gracias chicos!

Esta ha sido la ruta





El finde que viene...algo diferente se está cociendo