Páginas

lunes, 29 de agosto de 2016

Un dia en La Oficina








Sigue haciendo muuuuucho calorrrrr, así que quedamos bien temprano, Javier apareció por casa a las 7,15. Cargamos las bicis en el coche y p´riba. Un poco antes de las ocho de la mañana debíamos de estar en Puerto Lobo, y como "a quien madruga Dios le ayuda", mirad que amanecer nos regaló este día. ¿Os gusta la foto? pues en directo fue im-pre-sio-nan-te.

Un poco después de que llegáramos Javier y Yo (Algecireño), llegó Paco. Er gashon sasubio desde Granada a pedales...No diré lo que tardó..., pa que...Al ratito llegó  Jesus, que también quería llegar a pedales, pero las sábanas se le pegaron, y no pudo ser, subió en coche.






Una vez charlado un ratito nos pusimos en marcha. La idea es subir por el lado umbrío de la Cruz de Viznar, e ir a La Cueva del Agua y ya allí massssss...

Esta primera subida es muy exigente física y técnicamente, pero para llegar hay que pistear un poco. El ritmo de pedaleo es animoso, e íbamos en grupo charla que te charla. Llegamos a los pies del sendero y ahí se acabó el pedaleo en grupo y las charlas jajajaja. Nos colocamos en fila India, apretamos riñones y al lío. Bueno Paco y Jesus comen a parte y no tardamos en perderles de vista. Javier y yo a lo nuestro, buscando nuestro pedaleo, y claro la cosa fue un ratito a pie y otro andando jajajaja, mekagonlaleshe!!! Hay tramos que consigo hacer y otros no, y aunque de vez en cuando voy parando y cogiendo aire, las sensaciones no son las mejores, el verano pasa factura, y como decía aquel, "ya pagará el frances el vino que se bebió...", pero el sendero está maravilloso, con sus espectaculares pinos y clásicas raíces; esas rocas, esos jardines de rocas, y trancos que te machacan poco a poco, y como no, las cerradas curvas que para abajo dan tanto juego, pero que cuando es para arriba, has de ir resolviendo muchos temas que te vas encontrando... Pero como decía Jesus, "subir se sube".






Cuando terminamos la subida, estaban Paco y Jesus, ya aburridos de esperarnos, revisando sus burricletas. Aprovechamos para reponer fuerzas y meternos lokeseakenosayude a seguir dando pedales, por diosssss que subida... !!! y de pronto, cuando ya íbamos a salir, Javier notó algo raro en su freno delantero, lo revisamos, parece que estaban toooodas las tuercas del disco flojas, mas de la cuenta... y ya puestos revisamos el de atras, y estaba igual... Sospechosa casualidad ¿no?, pareciera que estuviéramos en una película mafiosa y alguien los ha manipulado, para que pareciera un accidente jajajaja. Bueno lo dejo que se me va la cabeza jajajaja.









Nos pusimos en marcha dirección "La Cueva del Agua". El sendero que sigue es muy bonito. No le faltan ni pinos, ni raices, ni rocas, ni trancos, ni garden rock, pero todo más llevadero, menos exigente. En esta zona ya hay que vestirse de romano, así que paramos a ponernos las protecciones, y tras un ratito de pedaleo, terminamos el senderillo y por fín llegamos al lado de La Cueva del Agua y sin parar nos disponemos a bajar. Bajamos pasando por encima y al lado de toooodas las rocas de este fabuloso camino. Esto sí que sí, aquí nos venimos arriba y cambiamos sensaciones según vamos pasando tramos...que gozada!!! Tengo que deciros que hasta este momento solo nos hemos encontrado con dos runners.


Terminada esta divertida parte, bajamos como hacia el "Mortirolillo" y en un momento dado nos desviamos a la derecha por un sendero absolutamente desconocido para el que escribe, y una vez terminado, puedo deciros que es absolutamente maravilloso...estrechito, con mucha vegetación a los lados que complica estupendamente la bajada: arboles, arbustos y retama que te machacan las piernas y los brazos, suerte que tengo las protecciones que tengo que me quitan mucho.


Me coloco el último tras Javier. Este es grande como yo, y además se la conoce muy bien. Marca ritmo y le sigo. Por delante Paco y Jesus. El sendero es muy revirado y estrecho como he comentado, y te va regalando sorpresas poquito a poco; algunos trancos son de aupa pero salvables, vamos clavando horquillas que es un gusto, en alguno veo a Javier más boca abajo que otra cosa, pero los va salvando con solvencia, y yo detrás, por donde él mete la rueda la meto yo, pero hay uno en el que hay que clavar frenos y apearse, por ahora, pero ya le meteremos. Por el lado izquierdo es la muerte y por el derecho...SUS-TO jajajaja, luego hay un par de troncos atravesados que hay que superar, y por desgracia el sendero se acaba y llegamos a la fuente de La Teja la mar de contentos.










Mirad que carita de sufrimiento...


Aquí me acuerdo de la pregunta que me hizo en Puerto Lobo Paco o Jesus, ya no me acuerdo, sobre si me conocía o no esta sierra. Yo le dije que sí, pero que cada vez que salgo con Javier veo que no, que no me la conozco.

En este punto, y tras comer y beber "como los peces en el río", hay dudas sobre si ir en busca de un sendero nuevo, pero como no tienen claro si van a dar con él, preferimos tirarle a lo seguro, y nos ponemos en marcha dirección La Cañada del Sereno, pero hoy no le vamos a tirar, vamos a ir hacia el sendero que hay cerca del nacimiento. 

Nos ponemos a pedalear con las magníficas sensaciones que nos ha dejado la bajada recién hecha. Lo que toca ahora es un poco de pisteo, pero se hace con gusto. Llegamos a lo alto y en vez de ir hacia la izquierda, direccion El Sereno, vamos a la derecha.  Rodamos unos kilómetros de pisteo de bajada por entre pinares, aquí la peña se desmelena un poco y empezamos con las pasaditas, unas por fuera, otras por dentro  hasta llegar al sendero. La temperatura sigue siendo muy buena. Nos volvemos a vestir de romanos y le tiramos. Es muy muy divertido, revirado; la mata que lo acota te va arañando las piernas pero como sarna con gusto no pica... hasta llegar a la zona de rocas. Aquí hay que bajarse de las monturas, es demasiado imposible por ahora jajaja. Hay que tener la técnica que tiene el amigo Carlos, un gotitas de la chalaura de Emi y las patas del Repechos... que fueron los que lo hicieron la anterior vez que estuve por aquí, pero Paco se envalentona y le tira en casi todo...


El senderillo que viene ahora es complicado, por partes es como un cauce seco y hay mucho canto rodado y arena que complica mucho, así como las zarzas que hacen de las suyas en la ropa y brazos, hasta que una vez terminado cogemos un senderillo que nos lleva a una pista, y esta hasta los coches.


Al llegar, Jesus y yo cargamos las bicis en los coches; Javier y Paco se bajan dando pedales. Un poco de envidia sí que me dan, pero no me puedo quejar del peasodedíakehetenio junto a estos estupendos endureros, muchas gracias chicos!!!


La bajada en coche la hago por El Fargue, tranquilo, con musiquita, ventanilla abierta; la temperatura va subiendo según me voy acercando a Granada, que será se 40. Al paso por el pueblo veo un chaval en la puerta de su casa preparando meticulosamente su burricleta y mochila para dar pedales, un poco tarde pienso, son las 12,30 más o menos, pero me alegra. A la salida me cruzo con un lugareño montado en su burro y con el perro al lado y por mitad de la carretera, que imagen mas inusual y bonita!!!


Llego a Granada y al volver el Clínico enfilo Dr. Oloriz, con su plaza de toros a la derecha, y sus terracitas, y no me lo pienso, aparco y me tomo un par de cervezas como Dios manda y pakasa. Mas contento no se puede estar, menuda mañananita chaval!!!






Hasta la próxima amigos!!!


lunes, 1 de agosto de 2016

Primer intento de subir al Veleta



Como algunos de vosotros sabréis acabo de entrar en el club del medio siglo, y la primera ruta que hago ha sido subir al Veleta, OLÉÉÉÉ.

Hace unas semanas Miguel Capelli me comentó que se preparaba una quedada de las buenas para ir desde La Hoya de La Mora hasta Orgiva, tardé cero coma en decidirme y apuntarme, y junto a mi una treintena de bikers más, y no pocos se quedaron sin plaza. Lo organiza el C.D. Balakook.




Como veis en la foto de la quedada, había que madrugar, pero como sarna con gusto no pica, pues eso...

Los días de antes se pronosticaba mal tiempo, y yo que no había subido nunca al Veleta, no tenía ni idea de cómo ir preparado, de ropa, que era lo que más me preocupaba. A la vista de los resultados, me asesoré bien con Santi y Miguel C.

Se acercaba la cita y estaba algo nervioso, como con ganas de que llegara, y llegó la noche previa. Como de costumbre, preparé todo por la noche, lo revise varias veces, y me fui a la cama tranquilo, otra cosa fue cuando conseguiera dormirme...hay que jorobarse que me siga poniendo nervioso...

Me levanté temprano, me vestí, volví a repasarlo todo, desayune un buen boll de cereales y a las 7.00hrs ya estaba a lomos de mi Santa por esas calles del barrio; aún era de noche y había bastantes vampiros rondando todavía en busca de acomodo... Llegué al sitio de quedada sobre las y diez, Miguel C. ya estaba allí, este es otro que tampoco se pone nervioso...

La peña fue llegando poco a poco, y fuimos metiendo las burricletas en el maletero de bus. Había mucha gente que no veía hace tiempo, da alegría encontrárselas. Conocía casi a todo el mundo, pero había gente que no, cosa que se fue subsanando durante la ruta, que dio para mucho. El amigo Chema llegó el último, y se llevó la ovación del día...


Salimos un poco más tarde ya que tanta burricleta era complicado de encajar, había de todo, rígidas, dobles, endureras y las atractivas Fat en manos de Migue, Eduardo y Rafa.






En una hora mas o menos llegamos a La Hoya de la Mora. Hacía un frío apañao y un viento serio; dirección al Veleta se movían nubes negras...




Así se veía mientras subíamos...






Comenzamos a dar pedales y enseguida se hicieron grupos, joder como le cunde a la peña dar pedales p´riba a más de 2.000m!!! Yo subí junto a Javier, fuimos encontrando poco a poco el golpe de pedal mientras hablabamos, me contaba el tuneo de su Pike, vaya virguería lo que le ha hecho...

El viento sopla fuerte, y al pasar la barrera que impide el acceso de los coches la guarda nos dice que arriba es muuucho peor...agarrate los machos chulo!!!

El ritmo nos alcanzaba para ir viendo el paisaje, y comentarlo. Para mi es nuevo y la verdad es que impresiona. De hecho no las tenía todas conmigo, cuando pedaleas a esta altura dicen que no se sabe cómo va a responder el cuerpo, pero no me voy sintiendo extraño, eso sí, lo que como lo consumo rápido, cada media hora tengo que meterme algo, es extraño, pero llevo un montón de chucherías.










Supongo que como todo el mundo, voy disfrutando cada espacio,  cada metro que le gano al camino, hasta el cruce que nos baje hacia la Alpujarra, que creo son unos 10km, y dan para mucho.





Maravillosa foto Capelli!!! Javier y yo un poco más arriba de la Virgen



La carretera tiene un buen piso y es bastante revirada, a cada curva el viento cambia de ser amigo (cuando viene de cola) a demonio ( cuando viene de frente), entra como un cañón, es tan fuerte que hay momentos en los que a este corpachon, cuando lo ha pillado de lado lo ha desequilibrado hasta casi casi tirarme, y no exagero y cuando viene de cola apenas pedaleas... De vez en cuando algunos compis de ruta se dejan caer a la cola del estirado grupo para ver que todo va bien.















Se van haciendo distintas paradas para ir reagrupandonos, que aprovechamos para comer algo. Vemos algunas cabrillas, senderistas pero pocos bikers. En uno de estos tramos entre parada y parada coincidimos con Edu y nos enganchamos con él, nos va contando, entre otras cosas, que ha subido al Veleta de casi todas las formas posibles ( senderista, runner y ciclista), está hecho un experto er gashón...







Según vas llegando a las faldas del Veleta, este impresiona mucho, al menos para mi no es lo mismo nevado que sin nieve. Se ve a un pico orgulloso, rodeado de montones de tremendas rocas y placas de piedras. Uno confía en que ninguna se mueva mientras pasas bajo ellas, porque de esa no te escapas... El pico no te pierde de vista mientras te acercas, te mira, te vigila, está ahí, sobre ti pero como cuesta acercarse o como decía Eduardo, el jodío está cerca pero no al lado, y conforme te acercas, más impone.







El tiempo está cada vez peor y el viento ni te cuento, la pelea de comerle metros al asfalto es importante, por lo menos para mi, pero gussstaaaaa. Al llegar al cruce, en el que o subes al Veleta o bajas a La Alpujarra, entre los que yo andaba decidimos no subir, retasaríamos demasiado al grupo, me da pena pero lo volveré a intentar, me entusiasma la idea. Eduardo y su colega Rafa sí deciden tirarle y se hacen su merecida foto.








                                                           



Nos abrigamos con el cortavientos, algunos  que llevamos protecciones (bueno solo llevo yo, y menos mal que me las puse...) y guantes largos lo añadimos, y le tiramos p´bajo. Este es más terreno para disfrute de los que hemos tenido que subir con nuestras pesadas monturas endureras, es nuestro momento. El terreno de antes era asfalto, el de ahora es tierra pero con mucha laja suelta y piedras.






Mientras bajamos el tiempo empeora, nos llueve.  Nos cruzamos con senderistas y bikers de subida, llevaban la carita descompuesta, y es que esta ruta al revés se las trae... El paisaje de este lado de la sierra es sobrecogedor, parece que estuvieras en otro planeta, que  no hubiera vida. Te sientes muy chiquitito entre tanta mole. Como curiosidad, os cuento que en una ladera, al principio de la bajada, nos encontramos un peaso de nevero, y es raro porque está en la cara sur...

                                             


                                                        
nevero bajo el Veleta, cara sur 


Bajamos a buen ritmo, y con mucho tiento, y entre roca y roca voy disfrutando lo que puedo del paisaje, que como os digo impacta, por su color, por el tamaño de lo que ves, por no ver ni una sola florecilla, estamos a unos 3.000m chavalote!!! Cada cierto rato vamos haciendo paradas de reagrupamiento en las que nos hacemos fotillos y reponemos líquidos y sólidos.



                                        
esto es lo que se ve desde el nevero (Mulhacen al fondo)



Hace un frío que te pelas, menos mal que me aconsejaron bien y fui preparado, algún que otro no le echó cuentas al tema y paso un poco de frío, sobre todo con el tema guantes, y manga corta, suerte que alguien pudo dejar alguna camiseta de manga larga...











Mulhacen tras de mi


Y llegamos a las inmediaciones del Mulhacen, MAEMIADEMIVIDA!!!! que pasada chavalote!!!, y hasta ahí puedo contar, montate en una bici y ve...y disfruta del paisaje que lo rodea!!!!  GUAUUUUU!!!!

                                         











Desde aquí, el terreno sigue estando bastante roto, o sea genial para nuestras intenciones, y es un poco rompepiernas, pero solo un poco. El grupo no tiene más remedio que ir en fila india, el que se sale del camino (anchote él) tiene que "pelearse" con un montón de rocas y piedra suelta, otra cosa es cuando terminamos este subeybaja, y comenzamos la bajada por el sendero del chorrillo Aquí se me coloca Javier delante a marcar rimo y senda, y a seguirle la rueda como si no hubiera un mañana, esquivando todas las piedras posibles, parecía que esquiáramos, va bastante fino el jodio, y si alguna no la esquivamos, pues se las tragan nuestras fabulosas horquillas, que para eso están, o las saltamos... Durante la bajada me acuerdo del amigo Carlos (Kona) que hoy va por unos motivos u otros con la rígida... yo creo que acabo sin empastes, claro que más se acordaría él de su Kona, aunque luego, en la zona de carretera me las devolvió todas jajajaja.





                                         


Al acabar este divertidísimo camino, en el que no dimos ni una sola pedalada, y tocamos poco freno, y fue largo dkjns!!!, nos paramos para reagrupamos de nuevo, y nos hicimos algunas fotillos.




                                              

 Lo que viene ahora es pista al uso de subeybaja, bien anchita, y con muuuucha piedrecilla suelta que nos daban la ocasión de derrapar... Como venimos de donde venimos, seguimos en modo endurerillo y lo que es una pista sin más, se convierte en un circuito de velocidad y habilidad en el trazado de las curvas;  a la que podías entrabas cruzado, así hasta llegar a un precioso mirador orientado a la Contraviesa. A mi se me ha olvidado ponerme la braga en la boca y al terminar este tramo mastico mas  tierra de lo recomendable, toca enjuagársela. Hay que ver cómo de complicado es orientarse en el campo, desde esta posición se puede ver muy a lo lejos el nevero de debajo del Veleta, pero nadie diría que estuviera tan a la izquierda, menuda vuelta hemos dado.





 si os fijais arriba a la izquierda se ve el  Veleta, y el puntito blanco es el nevero del que os hable antes









Pedazo de foto C.D. Balakook y p´bajo, oooootra vez a dislocarnos, a correr/trazar/derrapar... O vas delante o muerdes polvo...Salimos Javier y yo de los primeros peeeero en un momento dado este duda si tirar por un caminillo juguetón que quedaba a la derecha o seguir por pista, nos paramos a decidir yyyyy nos adelanta toooooda la peña. Decidimos no arriesgarnos, peeeero toca morder polvo otra vezzzzzzz.








Poco a poco nos vamos acercando a la cabeza y a juguetear con las curvas; que si te hago un exterior, que si me lo haces tu, que si mira el cabrón lo que la echo a este o a aquel, que si me paso de frenada, kagonlaleche!!! que si te pasas tu, y ahora mira que cruzaito te hago y me meto por dentro...todo con mucho tiento de no arriesgar más de la cuenta, peeeeerooooo que sepas que ser eres... y así toooooda la bajada, como disfrutamos!!!

Casi ya llegando al último tercio de bajada, pasada la caseta del guarda, empezamos a cruzarnos con peña de Motril subiendo, parecía que hicieran una carrera, también algunos coches a medida que nos acercamos a la civilización, y tocaba bajar el nivel de jugueteo...


En Capileira paramos para reagruparnos, se acabó el campo y llega el asfalto de nuevo. Yo aproveche para comprarme otro cascabelillo para mi Giant mientras llegaba el resto de la expedición. También nos refrescamos y bebimos en una fuentecilla y llegó la gente, no se pararon y hubo que montarse en las cletas como en el oeste a los caballos jajajaja. Nos retrasamos en la maniobra Javier, Carlos y servidor y para cogerlos se nos puso complicado, pero poco a poco vamos consiguiendolo grupillo tras grupillo hasta que topamos con un autobus, y con la iglesia hemos topao...a este no hay forma de adelantarle, aunque a el pobre conductor creo que le estresamos bastante, miraba por el retrovisor y no veía coches, veía un puñado de bikers con los colmillos afilaos que le apretaban, y con estas llegamos a Orgiva, y al restaurante en el que íbamos a reposar estos corpachones.














                                                     

Buena comida, buen servicio, con alguna divertida anécdota con uno que quería, sin permiso, darse un paseo con la Fat de Eduardo...Chema, que por casualidad había salido al patio donde estaban las burricletas, lo pilló en la puerta del local, ya saliendo y lo enganchó...pero el ladronzuelo no se dio por vencido y entro en el local de nuevo, pero el encargado, correctamente pero con la contundencia requerida le invitó a salir...

Terminamos de comer, y ya en el patio del restaurante nos pedimos unos cafelitos unos y otros no...y sobre las cinco cogimos la bicis y nos desplazamos hasta donde nos esperaba el bus. Cargamos las bicis y p´graná.


El camino de vuelta fue ameno, sobre todo por esa pareja de hermanos que no pararon. Al lado mía iba Javier tratando de dormir, pero entre los Capelli y yo no pudo, bueno ni él ni casi nadie jajajaja.


Fijaros si ha ido bien la quedada que el susto que he podido contar es el del espabilao que se quería llevar la Fat...; ni una rotura de cadena o cambio, ni un pinchazo, o reventón o rajada de cubierta, y por supuesto ni un rasguño, caída o desfallecimiento ni pájara, o sea PER-FEC-TA de no ser porque The Magister "Santi", gran motor del evento, por motivos más que de peso, no nos pudo acompañar a la ruta, que sí a la comida , BRAVO CRACK!!! y  gracias por esta quedada!!!


Mención especial se merecen los hermanos Capelli, almas de la ruta. Uno, Juanjo, por controlar durante toooooda la ruta, a ésta y a tooooodos los bikers, y el otro, Miguel por no parar de convertir cualquier situación en algo ameno y divertido, y no morir en el intento, que no es fácil, ni lo hace cualquiera. Un placer teneros por compis, sois grandes chicos!!!, menuda pareja!!!






Enhorabuena a tod@s los bikers por este fabuloso " DíaBalakook", es un gusto pedalear así. Por cierto el tema bus, de 10, que se lo apunte a el que le corresponda...







Hasta la próxima chic@s!!!