Páginas

lunes, 19 de septiembre de 2016

Memorable semana sobre mi bicicleta





Me vais a perdonar pero hoy no os voy a contar, como habitualmente hago, la salida del domingo, y no porque no haya sido buena, que lo ha sido aun con algunas dificultades que más adelante os cuento. La crónica va a ser de la semana, intentaré que sea breve, en cualquier caso lee lo que te apetezca ya que estan los días separados. Y ¿porqué os cuento la semana?, pues porque esta semana es la semana Europea de la movilidad y yo, que soy mubienmandao, he salido miércoles, jueves, viernes y domingo...


El miércoles me manda Juanjo Capelli (colega con el que aveces doy pedales) un wsp de unos temas que tenemos a medias, y además me dice que si me apunto a una vueltecilla con Miguel Capelli y Javier, y claro, me apunté.  Salidita coquetona. Nos citamos en Plaza Nueva y vamos dirección Llano de la Perdiz. Subimos por la cuesta de Gomerez, que ya te pone a tono la jodía. Luego, tras pasar por las taquillas de La Alhambra giramos a la izquierda y subimos por La Silla del Moro. El ritmo es bueno, pero yo de estos Capelli no me fío ni un pelo, se han pegao un verano subiendo puertos por los Alpes y no me veas, dan susto...Javier y yo ya hemos salido varias veces y nos tenemos cogido el ritmo, pero se portan y vamos en grupo. Al llegar arriba vamos hacia el mirador, y desde ahí bajamos hasta Jesus del Valle, y volvemos hacia El Sacromonte por el parque periurbano, para subir a La Abadía. Aquí se pone seria la cosa y Juanjo, pero justo al comienzo de la cuesta hay un grupillo de chic@s charlando apoyados en sus bicis, y como unos minutos después se suben en sus bicis y le meten mano a la cuesta detrás nuestra. ¿Sabeis esos silencios que suenan cuando los repechos se ponen serios?, pues eso...y de pronto, como a mitad de cuesta los chavales se van acercando, pero estos no van callaitoscomonosotrossss, nooooooo, van charlando y riendose los muy kbr...sss.

Nosotros a lo nuestro, mas metios en el manillar que la potencia, y apretando y apretando, y por fin se acaba la cuesta, nos paramos, cogemos aire, tooooodo el aire del mundo, y vemos como los chavales siguen charla que te charla y risa que te risa... Me cagonlaleche, juventud divino tesoro, pero no, ni juventud ni divino tesoro; llevaban burricletas eléctricas...hay que fastidiarse!, aunque cierto alivio si que siente uno, ¿verdad?




Enganchamos un senderillo precioso que nos llevó por encima de La Abadía y nos sacamos esta simpática foto con El Llano al fondo.

Después volvimos sobre nuestros pasos y enganchamos otro precioso sendero que nos llevará a San Miguel alto, pero antes volvimos a parar y a retratarnos delante de La Alhambra, como testigo.




Es una de las vistas más bonitas que tienes de este sutil castillo. Me la enseño Miguel Capelli hace un tiempo. Este sendero es un habitual en las famosas nocturnas que Balakook hace los jueves. Después llegamos a San Miguel  Alto y Albaicín, territorio de Javier y Juanjo. Tomamos un par de cervecitas en un marco extraordinario, y p´kasita mukontento, perokemucho jajajaja.



Después del miércoles, komotolmundosabe, llega la nocturna de Balakook...digo el Jueves







La quedada de hoy es especial, distinta a las habituales, y no por el recorrido, que es un clásico: "Subida al Llano de La Perdiz y vuelta", sino porque desde hace algunos años Balakook junto con otros patrocinadores, y una vez terminada la ruta, invitan a los participantes, a bebidas (no espirituosas) y ricos picoteos en un famoso pub del centro de Graná, llamado "Ganivet", y claro la convocatoria es tremenda.

El Kiosko Las Titas es el lugar de quedada. Terraza clásica de Granada donde las haya. Sobre las nueve se prevee la salida. Allí coincidimos con otra concentración de moteros y sus motos claro, para delirio de los aficionados a estas máquinas, que los hay y muchos entre los bikers. Para esta jornada quedé con mi colega Emi (un loco apasionado de las aventuras), que muy amablemente me cede una de sus baterías para mi luz, porque como yo no tengo costumbre de salir por las noches, pues se me olvidó cargar la mía. También nos encontramos con Carlos, Sergio, Rocío, Pepe Fraguero, Chema, Javier, Juan Dongo, etc. y por supuesto Santi  y Migue Balakook. Nos juntamos entre unos y otros unos 200 bikers.






Nos pusimos en marcha más tarde de lo previsto, y a un ritmo infernal. Subimos dirección al Alhambra Palace aunque un poco antes nos desviaríamos por entre preciosas callejuelas. Como he comentado el ritmo era más de una carrera que de una quedada, así que esta pareja que veis arriba retratada (Emi y su eterna sonrisa y servidor), fuimos aguantando aguantando hasta que dijimos basta, por diossss, y paramos a beber un poco. Emi, que no pensaba que iba a necesitar agua, la necesitó, y cargó en una oportuna fuentecilla, de las muchas que hay en esta ciudad. En ese ratito nospasótokiski, entre ellos Juan Dongo, y con mucha guasa por cierto. Terminados de hidratarnos nos pusimos a dar pedales. Nos quedamos en cola de pelotón la mar de a gusto... Llegados a la rotonda que nos lleva o a La Silla del Moro, o hacia el cementerio, cogimos esta segunda opción, y a ritmo llevadero fuimos Emi y el que escribe subiendo y charlando de mil cosas, hasta llegar al Llano.











La bajada no os la puedo describir, imposible. Se colocaron Migue (con su atractiva Fat) y Emi, luego Pepe y servidor...p´matarnos. Si ya estos senderillos son estrechos por ir entre pinos, de noche lo son muuuucho más y si llevas un foco y a estos tipos marcando ritmo, ni te cuento...pero llegamos a la rotonda que te lleva a la silla del Moro sanos y salvos. Por cierto por un último senderillo illo illo que no conocía. Una vez pasada la rotonda, bajamos hacia las taquillas de La Alhambra y a la derecha por la cuesta de Los Chinos hasta El Rey Chico, Paseo de los tristes, Reyes Católicos, y tras bajar unas escalerillas, llegamos a la calle Angel Ganivet y al "Ganivet".

Fuimos de los primeros en llegar al piscolabit, porque subir subir mubien no se nos da, pero bajal bajal senosda lamardebiennnn. Aparcamos las monturas en la misma puerta, delante del portero, jjiji y entramos a darlo todo, y lo dimos por cortesía de Balakook, entre otros... Que se nos acababan los tickets, pues ahístalSanti pakenonosfaltaradenáááá.






No terminamos ni muy tarde ni perjudicados, somos gente sana, así que en a una hora prudencial, cada mochuelo p´su olivo...



   
Y llegó el viernes. Por la tarde mando un wsp a Javier y le propongo: un Cristo del Almecí, crestas, y bajada por La Iglesia y luego la nocturna para soltar piernas. Quien se puede negar!!! Se apunta pero al rato se da de baja, un cliente le ha enmarronado un viernes por la tarde; un poquito de porfavor señores clientes...!!!

Yo, que ya estaba hecho al cuerpo, sobre las seis me monto en mi burricleta y a hacer lo previsto. No es lo mismo ir solo que acompañado, no solo porque es más divertido, sino porque vas atoaleche.

Acabé sobre las siete y media, contento aunque cansado, muy cansado, pero mi Luisete y su coleguilla Alex me esperaban entusiasmados, con la idea de dar pedales por la noche por su ciudad, Graná.


Los responsables de la quedada nocturna del viernes, con motivo de la semana europea de movilidad, eran Los Clubes Guad Al Xenil y la tienda de bicicletas Balakook. Allí, en los jardines del Triunfo estaban sus jefes. Jose Luis, presidente del club y Santiago propietario de la tienda.


Para la seguridad de los participantes se contó con la inestimable colaboración  del Ayuntamiento de Granada, que puso a nuestra disposición un montón de policías municipales, todos en bicicletas, que iban cuidando de que nada pudiera estropear esta mágica noche, especialmente para los niñ@s que allí se dieron cita, que fueron muchos aunque menos de los que nos hubiera gustado. Parece ser que a la promoción le faltaron días de difusión.



Bonita foto la de abajo eh!!!, pues para que esto ocurra hay que trabajar duro, muy duro, y se han de implicar las administraciones principalmente, pero también las empresas privadas, y sobre todo los aficionados a la bicicleta, es decir tod@s aquellos que se desplazan en bici por gusto o por necesidad.








La semana Europea de la movilidad en Granada ha consistido en dos convocatorias para bicicleta. Una el viernes noche y otra el domingo por la mañana, que no está nada mal!!!, es un buen comienzo,  pero aprovechemos estos eventos, ganamos tod@s los ciudadanos de esta ciudad.


Al tajo, termine mi rutilla del viernes por la tarde, y fui a casa a por los chicos. Revise que llevaran sus luces, los refrectantes, guantes, casco y agua, y nos pusimos en marcha. La concentración era en Los jardines del Triunfo, y para llegar allí los chicos me seguían por el centro de Granada, hubo que contar con la buena voluntad de los transeuntes jajajaja.








Al llegar fuimos encontrándonos tod@s, bajo la fuente, con sus clásicos cambios de colores. Por allí andaba Jose Luis, presidente del club Guad Al Xenil y su gente, Santi del C.D. Balakook con sus hijos, Mikel con sus hijas, Migue y Mirian y sus chic@s, Javier, Sergio, nosotros y el resto de amig@s que alli se dieron cita.



Un grupo de voluntari@s nos fueron dando unos útiles petos refrectantes 






















Este fue el circuito. Los peques dieron pedales justo detrás de los policias, todo muy emocionante para los chic@s, ya me hubiera gustado verles las carillas mientras pedaleaban, pero a los "menos niños" nos toco atrás...Se portaron genial, ni una protesta, ni un solo problema, y eso que el recorrido no era corto, pero todo lo que rodea al evento es mágico: pedalear de noche, junto a los polis, con licencia para hacer lo que quieran, los timbres sonaban y sonaban por todos lados, la gente aplaudía al paso de la comitiva, Migue llevaba enganchada a su bici la de su hijo, es muy pequeñito. Este se ponía de pie sobre los pedales y saludaba a una mano, a dos, aplaudía al público, el chico iba levantando pasiones... que más pueden pedir estos chavales!!! Al terminar el circuito, todos tenían sus caritas desencajadas, y las nuestras claro está... con una sonrisa impagable.








La noche no acabó aquí, luego nos fuimos  tomarnos algo por los alrededores del Triunfo, y una horita después, con los peques ya algo cansadetes, nos fuimos cada uno para nuestras casas. Al llegar, mi hijo Luis y su amiguete Alex seguían con la sonrisa puesta, y pidiendo mássssss...lo dicho, impagable experiencia.



El domingo era la segunda de las convocatorias municipales para la bicicleta. A esta no pude llevar a mi hijo Luis y Alex, pero si los llevó Joan, el papa de Alex. No os puedo contar casi nada, solo que les encantó el plan del domingo. Os pongo unas fotillos que me ha dado Joan, el papa de Alex.
















Alex a la izquierda, nuestro alcalde Paco Cuenca y Luis 



Mi domingo fue por la Sierra de Huetor. Bien tempranito Javier vino a recogerme, y en el coche nos fuimos a Puerto Lobo. Allí nos esperaba Paco, que como la vez anterior, subió en bici, vaya máquina!!!





Comenzamos a pedalear sobre las ocho y media, dirección Fuente la Teja. La mañana está fresquita pero la mar de agradable. Aunque íbamos por pista, fuimos cogiendo tooooodos los senderillos que se nos ponían a tiro, por momentos parecía un mini bike park. 


Paco y yo vamos bastante sueltecillos, Javier al llevar la rígida, en estos tramos pedregosos ha de ir con tiento, pero luego se va vengando a la que se presenta la más mínima oportunidad pisteando. 


Pasada Fuente la Teja, donde nos tiramos la fotillo de al lado, vamos dirección El Sereno pero en un momento dado nos desviamos a la izquierda y nos metemos por una pista nueva para mi, con buen desnivel por cierto. 


El ritmo es bastante bueno y no tardamos mucho en llegar a la zona que buscábamos. Perseguíamos encontrar una trialera que nos llevara a La cañada del Sereno, en su zona más pedregosa, porque durante el trayecto fuimos por algunos tramos de La Cañada, que yo siempre hago de bajada, y que forman parte del del Sereno. Las fotillos de abajo son de esos tramos.






































































En la pista que os he comentado que era nueva para mi, nos encontramos con una zarza llena de moras, y paramos a degustarlas. Dicen que los frutos rojos rejuvenecen ¿no?









Al terminar la pista, nos desviamos a la derecha y comenzamos la aventura del día. Había que subir por entre pinos y por pendientes duras. Unas sobre la burricleta y otras junto a ellas. Los senderos aparecían y desaparecían, nos movimos más por instinto que otra cosa, el monte está imposible. 

Mira que a mi me suele dar igual ir sobre la bici que junto a ella, pero siempre hay un límite. Está todo fatalmente mantenido, pero aún así vamos y vamos avanzando. Por momentos dejamos las cletas en el suelo y cada uno anda hacia un lado en busca de pistas que nos lleven a una salida.








En la foto de arriba ya estábamos en ningún sitio reconocible, aunque seo sí, con muy buenas vistas jajajaja










Bajamos y bajamos por zonas imposibles, con más fe que otra cosa. Abríamos el gps en busca de opciones pero no aparecían, así que decidimos darnos la vuelta. La frustración fue tremenda pero la realidad es tozuda, así que volvemos hasta la pista desde donde comenzó la aventura. Son las doce y Paco está muy lejos de llegar a Granada a las doce, que era la hora en la que debía estar en casa...no le arriendo las ganancias jajajaja.

Javier y yo nos quedamos e intentamos buscar el sendero por otro sitio pero no lo conseguimos. Hoy el monte nos ha podido, el domingo anterior encontramos la trialera pero este domingo va a ser que no, pero como me decía Javier, es mejor que el campo te gane más veces que tu a él, señal de que le buscas las cosquillas...


Volviendo por la pista, bastante frustrados por cierto, nos dimos un gusto al cuerpo y bajamos a la fuente La Mora. Nunca había estado allí. Es bastante peculiar, tiene pequeñas pozas en las que el ganado puede ir bebiendo. Nosotros no pudimos beber porque dentro del caño se metían avispas... Una vez 








Con esta bonita foto termino hoy mi crónica. Espero que no os haya resultado demasiado larga, he omitido un montón de cosas, pero creo que la esencia está. La vuelta hasta Puerto Lobo fue animada, con trialeritas divertidas y repechos bastante llevaderos. Sobre las dos ya estábamos en el coche. Nos habíamos hecho algo más de 30km con unos 1200m de desnivel.

Javier prefirió bajarse en bici hasta el Albaicin, así que le tiré p´grana con la sensación de haber pasado un magnífico domingo, con sus dificultades, y una excelente semana sobre mi burricleta, pero lo mejor con diferencia la gente con la que he pedaleado, entre los que se encuentra mi enano; hacen que los mismos caminos de siempre parezcan diferentes, mejores...

Hasta la próxima chic@s!!!

No hay comentarios: