Páginas

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Martes festivo, tocaba ya Cañada del Sereno...









El domingo llovió y a mas de uno se nos truncaron los planes, e hicimos como el caracol, nos metimos en casita.  Peeeeero como estamos de puente, o acueducto...y vivimos en una tierra en la que llueve mas bien poco, el martes amaneció clarito, y nos tomamos la revancha.









En princípio íbamos a salir Javier y yo, pero aquel le mandó un wsp a Santi, sin mucha esperanza la verdad, pero se lo mandó, y hete aquí que se apuntó, olekonoleyolé!!!💃💃💃









La hora de quedada fue la de los señores, 9.45hrs. ¿No estamos de fiesta?, pues pakemadrugáááá. Nos encontramos en las oficinas del C.D. Balakook, cargamos las burricletas en la furgo del equipo oficial, y a Puerto Lobo como los señores, bien dormios, desayunaos y en vehículo oficial...jajajaja


Llegamos al destino, descargamos y comenzamos la ruta. El día como he comentado, y puedes comprobar por las fotos, esta bueno, pero una vez en la sierra, está espectacular, rasito y ni frío ni calor, 0º jajajaja. Sierra Nevada se la ve en el horizonte, y se la ve bien cubierta de nieve, para disfrute de esquiadores y comerciantes. El año pasado no fue así el puente...












El objetivo es ir a pedalear por un sitio por el que no pedaleamos desde hace mucho mucho tiempo, que nos encanta, y que es un regalo para los que nos gusta el roqueo: "Cañada del Sereno"








Hasta llegar al destino hay que ir por pista, peeeeero nosotros vamos atrochando por senderitos. El terreno está espectacularmente bien, pero por las zonas umbrías hay que ir con tiento por la escarcha. Una curvita por aquí, unas raices por allí, tranquitos juguetones y de pronto mis compis giran inesperadamente a la izquierda y nos metemos por un sendero nuevo. Este está algo oculto por la maleza, y pica para arriba. Apretamos bien los riñones, y p´riba. Javier va comentando que lo hizo una vez y Santi y yo jamás, pero cada metro que vamos haciendo nos va gustando más y más. Aparentemente no está nada transitado, aunque nos encontramos con un par de bikers con problemillas. Uno de ellos no ha revisado nunca los tornillos de las calas y ha perdido uno...al que le ha pasado esto sabe que es un coñazo...

Lamentablemente se acaba este espectacular sendero y volvemos a coger pista, en estas que Javier nos propone acercarnos a la fuente de La Teja, dice que son cien metros...Advierto: cuando Javier diga que algo está a cien metros no le creáis ¿vale? ahí lo dejo...jajajaja

La idea es ver un espectacular árbol que allí hay y que en otoño está realmente bonito, pero llegamos unos días tarde, visto que había perdido la hoja, aunque aprovechamos para sentarnos, comer algo bajo el espectacular sauce llorón, y disfrutar del entorno que está de lujo.





















Retomamos el pedaleo, deshacemos los "100m" y nos metemos en un senderito, que si quieres te puede llevar hasta Huetor. Nosotros hoy lo abandonaremos, y cogeremos a la izquierda la pista que nos llevará a los pies del sereno.  Esta parte es menos atractiva pero no es demasiado larga.

Al coronar vemos sienes y sienes de coches aparcados, y senderistas con cestas en busca de setas. Nos asustamos un poco, porque El Sereno es delicado de pedalear ya de por sí, pero con mucha gente lo es más, pero al meternos en la cañada, por suerte no vemos a casi nadie. La pudimos hacer enterita ita ita y nos cruzamos con diez personas como mucho. ¿Donde se habrá metido toooooda esa peña de los coches?








Lo dicho, comenzamos a pedalear y comienzan las dificultades. Aunque es todo de subida yo me he colocado todas mis protecciones, ya me he caído alguna vez subiendo... mis compis se resisten, eso si, llevan los tobillos la mar de calentitos y protegidos.

Las sensaciones son extraordinarias, pero el tacto hay que ir cogiendolo poco a poco. El primer tranco serio no me hago con él, kagontó!!! pero vamos poco a poco cogiendo rítmo y confianza. Esta primera parte es bastante soleada y la roca está seca, pero no todo será así...






Observa bien la foto y dime si no tiene arte mi Santi...


En un momento dado hacemos una paradita técnica, y comemos alguna cosita. Las caras de mis compis es de felicidad, como la mía supongo. Reanudamos la marcha y la cosa se va complicando cada vez más, pero ya vamos más rodadetes y le tiramos con más solvencia a los trancos.








Y llegamos a la zona umbría de la cañada, y aquí la dificultad es máxima porque la roca resbala y el sendero es estrecho y con mala caída a la izquierda. Nos damos hueco y vamos con mucho tiento pasando los tramos. Aquí agradezco el haberme puesto las coderas; una roquita húmeda me desequilibra, afortunadamente vamos despacio y caigo hacia la derecha, y sobre un matorral que me amortigua la caída.













Tras este tramito viene otro mucho más exigente, la concentración es máxima, apenas se oyen las respiraciones, los llantazos y el crujido de los cambios...se hace difícil encontrar la cadencia adecuada por la humedad de la roca, esta parte es un estrecho y total garden rock, que acaba en un trankakodelamuerte, hoy bien humedete el muy jodio, que hace imposible el terminarlo sobre la bici,  pero por poquito eh!!!









Tras esta zona volvemos a encontrarnos con roca seca. Los trancos tienen su aquel, pero secos se pasan. Y como todo se acaba, la parte rocosa de la cañada también. Volvemos a ir por terreno muy umbrío de nuevo, pero es tierra y pinocha. Sigue siendo parte de la Cañada del Sereno. Se llanea y zigzaguea por entre pinos. Metemos más ritmo, subimos peraltitos, derrapamps en curvitas y bajamos por entre pinos. Seguramente fruto de las lluvias, nos encontramos con algunas inesperadas y peligrosillas raices en algunos trankos, pero se salvaron bien.















Al terminar volvemos a coger pista. Ya vamos dirección La Cueva del agua. Para eso hay que buscar la pista central, pero antes paramos a hacernos fotillos.










Llagamos a la pista central y al "Mortirolillo", maemíademivida...con la que llevamos encima y ahora esto...metemos toooooodo el hierro posible, apretamos todo lo que se deje apretar en estos cuerpos serranos y p´riba con decisión...







Al coronar teníamos que decidir cómo llegar a Puerto Lobo, donde está la furgo: opción uno, bajar por pista, opción dos, por la Cueva del Agua. No hay color, Cueva del Agua. Antes de llegar al garden rock planteo ir por "Las Ratas", ya que el roqueo es imposible de subir hoy, pero a Javi le apetece llegar a La Cueva así que le tiramos. Poco roqueo pudimos hacer sobre nuestras monturas pero se intentó.


















Al llegar hicimos unas fotillos y continuamos la marcha buscando La Cruz de Viznar. Al llegar a la zona de rocas, ya por fin conseguí que se pusieran las protecciones, incluso las coderas!!! y comenzamos la bajadita. Hasta llegar a la Cruz de Viznar apenas encontramos algun@s senderistas, y pudimos disfrutar bastante del sendero, incluso le metimos mano al saltito. Al finalizarlo había la opción de "Los Alicates", pero preferimos "La Umbría".

Nos ajustamos las protecciones, y comenzamos a bajar. Como su nombre indica, el sol apenas da, así que hoy hay que ir con bastante tiento. Por otro lado hay senderistas y mascotas por el sendero, pero eso no nos impedirá, que aunque con prudencia, disfrutemos mucho de la bajada. Tengo que reconocer que alguna zona de raíces nos exigió bastante, pero casualmente hace unos días, vi un útil tutorial sobre como pasar raíces mojadas, y en zonas umbrías; aplique lo aprendido, y la verdad es que me ha servido bastante hoy.

Este sendero lo he hecho muchas veces, pero nunca en las condiciones de hoy. Afortunadamente los tres lo hicimos con solvencia y sin el más mínimo percance, a pesar de las humedades y las mascotas sin correa...









Llegamos a la pista y continuamos bajando hasta llegar al coche. Al llegar nos propusimos tomarnos una cerveza, si no para que todo este lío jajajaja, pero el chiringuito estaba cerrado, así que bajamos a El Fargue, y en una improvisada terracita dimos cuenta de unos cuantos fríos caldos, con sus correspondientes tapas.































Tras este perfecto final, le dimos un abrazote a Santi, que se marchaba en su furgo a Granada. A Javier y a mi nos quedaba disfrutar de una última bajada hasta San Miguel Alto. Se colocó él delante en la bajada que cursa por entre retamas y pinos hasta llegar al campo de futbol, y chico, parecía que no había un mañana, que manera de bajar joderrrr!!! Parecía que hacíamos Slalom en la pista negra de Borreguiles...pero no, estábamos en el Sacromonte y sobre burricletas.



Llegamos al Albaicín, donde por cierto había un ambientazo, luego a la casa de Javier, nos emplazamos al jueves, a la quedada que Balakook Maracena ha organizado, y diez minutillos después ya estaba yo en mi casa mas feliz que una perdiz, después del día pasado con Javier y Santi por mi sierra favorita, la de Huetor.






Hasta la próxima amig@!!!




No hay comentarios: