Páginas

lunes, 19 de diciembre de 2016

Otro fin de semana estupendo...





La salida del domingo no se comprende sin que te cuente lo que pasó el sábado noche.   



Santi organizó la cena del C.D. Balakook, y ahí estuvo El Titi, y claro, cuando el domingo por mañana puse en el wsp del grupo que iba a salir a dar pedales, y que ¿quien se apuntaba?,  ni Dios contestaba, ni para decir que no... bueno ni Dios tampoco, porque se apunto Manolo...que como él dice,  " Luis, hay que ser gallo de noche y gallo de día"jajajaja, dí que sí Manolo, con un par!!! A Gilo le dí el toque telefónico pero como no confiaba en que nadie saliera, se fue al gimnasio, Javier tenía compromiso familiar y Paco y Jesús iban a una carrera que organizaba Dongo, peeeero ¿y el resto?

Bueno ya que he comentado lo de la cena... En coqueto edificio está el Lemon Rock, que no es que este bien, está (como dicen los jóvenes) lo siguiente. Peaso de garito que nos han montao en Granada; es digno de todo un París, Londres o NY, perostákí, en Graná. Todo en este lugar es diferente.












Para la cena de este año, Santi reservó la zona de restauración del local pakesupeñaecharambuenrato, alrededor de una tremenda mesa con su buena comida, cervezas para aburrirnos de ellas, buen vino, tartita de postre y copasaaaao; pues allí estuvimos hasta las dos más o menos, hora en la que este local ha de cerrar, ya que es también Hotel.













Fuimos apareciendo sobre las nueve y media, y acomodándonos. Me dio mucha alegría ver a mucha gente con la que no doy pedales desde hace demasiado tiempo, y a los que por ello también regañé, porque las convocatorias hacerse se hacen...

En total estuvimos Santi, Ana, Chema, Migue y su mujer Mirian, Manolo y su mujer Pilar,  Pedro y su mujer Magda, Sergio y su mujer Rocío, Abrahan y su mujer Rosa, Beatriz, Alex, Juanjo y Miguel Capelli, Paco, Jesus, Javier, Carlos, Emi, Jorge, Edu, Rafa y servidor (Algecireño), creo que no se me ha quedado nadie. Una curiosidad, solo hay un nombre repetido...




























 Contar lo que allí pasó es tontería, te lo puedes imaginar; un montón de deportistas aficionad@s a la bicicleta, con tiempo, bebida y comida...Lo pasamos realmente bien, y hay que darle las gracias en primer lugar al que es alma de este grupo, Santi, y como no, la gente que está día a día con él, para que todo funcione, y podamos disfrutar de nuestra pasión: Ana, Chema y Migue.   Luego estamos el resto, que en la medida de lo posible aportamos lo que podemos para que este grupo siga creciendo y reencontrandose año tras año. En mi caso llevo solo dos cenitas, pero desde el primer día me sentí la mar de cómodo con tod@s.











Bueno, como contaba, el domingo por la mañana no había demasiado ambiente de quedada, yo mismo, cuando me levanté sobre las nueve y media no tenía el cuerpo para casi nada, pero de pronto me meto en facebook y veo una foto de Manolo en el Llano, ¡¡¡y la ha colgado a las diez de la mañana!!! Que cabrón!!!, se ha hecho un llano!!! y yo aquí esparramao...

Le felicito por facebook, y me responde que es la del año pasado jajajaja, pero el caso es que me han entrado ganas de vestirme y coger mi bici; lo cuelgo en el wsp del club pero como he dicho no tengo ni una respuesta, bueno sí Chema me manda un divertido vídeo..., y de Manolo kesapunta.

Quedamos en Reyes Católicos, pero en vez un Llano, que habrá barro en casi todas las trialeritas, vamos a ir a San Miguel Alto, y le damos una vuelta al monte para volvermos por el aceituno.

Nos ponemos al tajo, tranquilitos, sin bullas y rememorando la cenita en el Lemon Rock. No hace demasiado frío. El paseo de los tristes está petao de turistas, hay que ir con tiento, parece que algunos también tuvieron fiesta anoche...

Cogemos Cuesta del Chapiz p´riba, ahí hay que apretar riñones, pero no se para de apretar hasta que se llega a San Miguel, donde paramos a coger aliento y a hacernos la oportuna fotito.











Desde ahí subimos por el senderillo que serpentea por entre pinares, que por cierto está espectacular, a pesar de la lluvia de la noche, y en un momento dado me comenta Manolo la opción de subir hasta las antenas, o como la bautizó Miguel Capelli, "Las cinco curvas de la garganta de Manolo", "¿y eso por donde es Manolo?" "Tu sígueme". Bajamos un tranquito y cruzamos la carretera.






La subida es por pista muy rota y con un buen desnivel, seguimos apretando riñones... y efectivamente son cinco curvas. Al coronar descubro vistas nuevas de nuestra querida ciudad y tooooodo el área metropolitana, así como las faldas de la Sierra de Huetor, con sus pueblecitos.







El sendero continúa hasta que nos volvemos a encontrar con la carretera y subir un tremendo e inesperado repecho, y desde ahí buscamos el comienzo del Aceituno, que queda muy por encima de la Abadía. 

Si has hecho este sendero, que termina donde la muralla de San Miguel, sabes que es una delicia. Es estrechito y juguetea mucho con los pinos, la retama, las cunetas y los barrancos. Si no lo conoces, tienes que conocerlo, es una de las joyitas de los alrededores de Granada. A los Capelli les gusta hacerlo de noche, en las clásicas nocturnas que se organizan en Balakook los jueves.

Al terminarlo paramos a hacer unas fotillos, y las subimos inmediatamente al wsp del club, ya sabes, para dar una mijita de envidia, y nos encontramos con un buen rebaño de ovejas. Algunas se despistan un poquito con el cencerrillo que llevo en mi manillar, jajajaja.









La bajada la hacemos por un senderillo que va por encima de cuevas y que se mete por entre chumberas. Manolo no conocía esta última parte y le ha gustado, es muy diferente ir dando pedales por entre chumberas...

El sendero acaba en unas escaleritas y nos metemos en el Sacromonte. Más escaleritas y llegamos casi a la Cuesta del Chapiz de nuevo. Nos metemos por el Albaicín, por San Juan de los Reyes y ya en Plaza Nueva, le propongo a Manolo tomarnos una cervecita, son las dos del medio día, pero se nos olvidó meternos unos eurillos para el tercer tiempo, vaya par de aficionaos...!!!, así que cada uno tiró para su casita,  eso sí, habiendo sudado algo de lo retenido añoche, y muy contentos de haber salido, y en ella cada uno se tomo su cervecita, y colorín colorado este cuento se ha acabado.



Ah!!! Baakook preparó unas camisetas conmemorativas de la cena, y que nos regaló a tod@s los que allí estuvimos.




















Lo dicho, chic@s de Balakook, es un placer formar parte de este grupo!!!

No hay comentarios: