Páginas

miércoles, 29 de marzo de 2017

La Zubia y sus secretos nos esperan hoy...





Decidir burrakear por esta zona de Granada, son palabras mayores. Digo esto, porque la última vez que vine, también con un montón de fieras, me pegué una hostia con todas sus letras, y es que las provocaciones que por aquí encuentras son muchas, y de muchos tipos...pero vayamos por partes.

Sobre el jueves empezamos a mover el chat para ver cómo estaba el patio, y estaba tímido, arrancaba poco a poco, como acostándole. Se plantearon varias opciones, y la peña se decidió, ya el viernes por esta: La Zubia, o lo que es lo mismo, subil subil subil hasta rebentar, para bajal bajal bajal hasta también rebentar jajajaja.

Ya sabes que no me vuelve loco la idea de madrugar, pero que si hay que hacerlo lo hago con más gusto que tó, peeeeero la peña, con aquello del cambio de hora, quería remolonear, así que a las 10 en el CC Serrallo nos encontramos Edu (gran valedor y conocedor de la ruta), Gilo, el tardón: Pepe y servidor (Algecireño). A Carlos lo recogimos, en Huetor, y con Alex, Emi y Jorge nos encontraríamos a los pies del circuito DH. Y este es el peasodegrupodebikers que hoy nos hemos juntado.










Nos hicimos esta bonita foto, aunque el momento foto tuvo su gracia, Pepe puso la opción de que se hicieran tres fotos, tras intervalos de varios segundos, y nos íbamos cambiando de lugar/postura rápidamente. Fue muy divertido, cualquiera que nos viera fliparía, pero es que somos asínnn.









Los primeros repechos, como siempre, cuestan un poco, y si Carlos es el que tira, chungo, pero por algún motivo se paró, y toooodos lo agradecimos jajajaja.

El día ha amanecido increíble. Hace tanto sol, que ir entre pinares está más que bien. Es un sendero marcado por un espacio lleno de pinos. Esta parte es sin peligro alguno, pero jodíaketekagasp´riba. Edu es el que nos va guiando, es su territorio, el amo del lugar. Poco a poco se está apuntando a las quedadas así que a esta no podía faltar. Como buen anfitrión que es, trató de enseñarnos sitios nuevos, nos llevo a la cueva del Gato, donde sacamos esta fotillo. Allí había una chica y un chico practicando escalada libre...no tiene mérito el tema!!!





Si veis a la derecha de la foto, hay alguien colgando. 




Tras interrumpir la paz de esta pareja, continuamos subiendo por el senderillo. Ahora se ha vuelto más juguetón y rocoso hasta llegar a la altura de un cortijo. Son un conjunto de casas rurales.







A tomaporkulo la manga larga








Lo que ahora hacemos es pisteo del bueno. Poco después llegaríamos a un senderillo juguetón, que se recorre mientras serpenteas por las laderas de estas montañas, y ya si, con peligro. ¿Porqué digo esto? pues porque tiene un repecho inicial de poca broma, que mengua aaaaaalgo tras los primeros 25 metros, y que a la izquierda tiene la clásica mala caída...

Adornemos tanto susto. Es una pasada de bonito, con un montón de pinos y vegetación, claro, si consigues levantar la cabeza en algún momento para verlo.

El primero que le mete es el "loco" Jorge, pero se topa con el tranco y la raíz y se apea. Luego Carlos, pero va tan rápido que se va hacia la derecha, donde está la raíz imposible mas trankito jodío, y eso hace imposible que lo supere. Detrás he tirado yo, con más fe que otra cosa, pero al ir más despacito, yo soy de los trotones, me da tiempo a meter la rueda por la izquierda, donde hay un pequeño espacio entre la mala caída y la raíz, que te permite salvar esta primera infernal parte.





Edu metiéndole a la subidadelamuerte








Mis amigos van tirándole detrás. Voy venciendo metro a metro, palmo a palmo, la pendiente. Oigo, tras de mí a mi peña dándome ánimos, y claro, uno no es de piedra, tiene su orgullo; ¿vas a echar pié? nooooo, asíkerebientes jajajaja, pero te vas debatiendo (me bajo, no me bajo) tooollllllrato, porque el jodío sendero, por cierto más joio que bonico, y bonico es un rato, no te da apenas tregua. 

Cuando crees que ya se suaviza, noooo, te sigue pidiendo más y más. En fin que lo supero. En un momento dado me paro y Jorge y Alex se ponen delante y van tirando hasta coronar...mekagonlaleche kopón!!!













Aprovechamos para coger aliento, aunque aún hay que superar un par de repechos más, antes de llegar a la pista que sube hacia la urbanización de Cumbres Verdes. Al llegar a este punto, nos vamos por una pista a la derecha. Ahora no hay ni un pino, pero de frente tenemos unas espectaculares vistas de Sierra Nevada. Verdaderamente, es una preciosidad el campo que disfrutamos en Granada. Somos muy afortunados.




Momento caballito y mirada p´tras...




Esta pista te permite recuperarte del esfuerzo realizado. Llevamos un montón de km de subida con un desnivel acumulado más que considerable.










Al llegar a los pies de la verea "Las Pipas", hay una alberca la mar de grande y a los "habilidosos" del grupo les da por probarse...










A pesar de la fe que les tengo a Carlos, Emi y Alex, quien por cierto en un momento determinado de la ruta me comentó que necesitaba mejorar sus equilibrios, ¿pues donde estaremos los demás...? yo les veía en el agua, bueno yo y el resto del grupo, y lo jodío del asunto es lo que me venía a la cabeza ¿cómo los sacamos de ahí si se caen? ¿y si se cae la bicicleta también? en fin, que los cracks pedalearon con mucha seguridad y solvencia, sobre el puñetero murete que separaba el agua de la tierra, que no medía más de dos palmos de ancho.
















Terminado este extraordinario momento, nos metemos en "Las Pipas". Este sendero va hasta el Canal de la Espartera. Yo suelo hacerlo de bajada, y es la mar de rápido, pero hoy toca de subida. Nos colocamos en fila india, es estrechito, con Jorge a la cabeza y le vamos tirando. No es muy exigente la subida, pero el roqueo y la piedrecilla suelta dificultan mucho tanto el pedaleo, como el equilibrio, pero se va haciendo poco a poco.





El Trevenque empieza a vigilarnos










Zipi&Zape



Llegamos al canal. Emi se encuentra con un colega Argentino y charlan mientras nos reponemos y comemos algo.








Al ver que Edu y Jorge no llegan nos preocupamos. Gilo deshace el camino para ver si  los encuentra pero no hay suerte. En estas me llaman, que nos están esperando al inicio de una trialera, camino de "La boca de la pescá" ¿Por dónde habrán ido, que no les hemos visto? 

Nos montamos en las burricletas y diez minutillos después ya estábamos con ellos. Emi les "abronca". "¡¡¡Qué es eso de saltarse la parada de la Espartera!!!", "copón!!!" les espeta. 

Nos ajustamos las protecciones, ponemos barbuquejos yyyyyy comienza la fiessssssta. Empezamos a bajarrrrr!!!!

La trialerita que hacemos es cortita, muy juguetona, con tranquitos y roquitas, la mar de exigentes. Es más de habilidad que de velocidad. Está bastante escondidilla la jodía, sobre todo la segunda parte. Por poco nos dimos la vuelta al no encontrar la otra parte de la bajada jajajaja. Al terminarla, nos conectamos con la pista que sube hacia el Canal de la Espartera, pero nosotros ya no subimos masssss, bajamos en busca del Rock&Roll.

La bajada por pista unos la hacemos a dos ruedas, al estilo clásico, el de tooooda la vida, mientras otros van a una...








Llegamos a la entrada de una de las opciones que tienes para bajar. Que yo sepa hay tres. Se colocan Carlos, Emi, Alex y Edu, y el resto detrás dándolo todo. No tardamos mucho en perderles de vista, van zumbando, y sobre todo porque has de ir tan centrado en lo tuyo, que apenas te queda capacidad para ver lo que hace el de delante, que siempre ayuda, al menos a mi, para ir decidiendo si hago lo que el de delante hace o innovo...

El comienzo es rápido, de locos, y enseguida te encuentras con dos "V"; has de ir a por ellas con decisión o te quedas corto al subir, pero si te pasas de velocidad y vuelas más de la cuenta, te esperan unos lindos pinos que te darán el alto con firmeza, sin tibieza, más curvita a la izquierda en ambos casos. Se pasan, y bien por cierto. Después de eso, ni me acuerdo; es un no parar de esquivar, trazar, saltar, aterrizar y volver a esquivar, trazar, saltar y aterrizar, ofú maemíademivida que disparate.

Tras esta parte, con un suelo perfecto de dureza, viene una zona de roqueo interminable, con curvitas, peraltitos y saltitos sobre rocas. Lo pongo en diminutivo porque es así. A veces no acabo de trazar bien la curva despues del peralte y hago rectos...ya me entiendes, pero como estas bicis son tractores y uno ya ha aprendido a echar el culo p´tras, pues vamos cumpliendo. 

Aquí hay momentos en los que a Edu, mi referente, ni le veo, y mira que eso es difícil con el color de su burricleta, pero es que a veces el camino desaparece, has de inventártelo, y de pronto le ves y apuras todo lo que puedes, para que no se te pierda de nuevo, y aparece de nuevo el sendero, biiiiiennnnn.








El final de esta parte es con un megatranco, que nunca había hecho, hasta hoy, y después un super salto, al que obviamente no le tiro, pero sí Emi, Alex y Carlos. El resto nos paramos a disfrutar del espectáculo, porque una cosa es verlo en el ordenador, tele, tablet o teléfono, y otra cosa es en directo, que maravilla!!! que facilidad!!! pero claro, para eso tienes que apuntarte a estas KDDs y jugarte algo el pellejo jajajaja.











La calidad de las fotos no es muy buena, es una captura del vídeo 


Tras estos magníficos saltos, seguimos evitando pinos, y haciendo saltitos la mar de divertidos, y que cada vez me salen mejor, aunque esté feo que yo lo diga, pero ya no tengo abuelita que me lo sople al oído.

Terminamos la bajada muy contentos, y vamos en busca de un sitio en el que nos podamos tomar unas frescas cervecitas, con las monturas a buen recaudo. Vamos a uno que Edu controla.








A mi no me alcanza para mas de una, ya que he quedado con unos amigos para comer, así que me bajo para Granada. Gilo me acompaña.












La jornada ha sido excitante; las subidas son exigentes y las bajadas más. Algún aterrizaje/toma de tierra forzosa ha habido, pero nada de lo que preocuparse, seguramente por las magníficas protecciones que llevamos. El paisaje es impresionante, mira las fotillos que el Pepe se ha ido currando durante la ruta. Y el ambiente, de diez.





Edu, Alex, Carlos, Jorge, Pepe, Emi, Gilo y servidor (Algecireño)



 Deberíamos de felicitarnos, nos hemos regalado ooooootra inolvidable jornada de domingo.



lunes, 20 de marzo de 2017

La que se lía en un San José en España, o cómo celebrarlo de forma original






Estoy cogiéndole gusto a esto de contarte algo más que la salida del domingo, pero es que están surgiendo cosas interesantes que me apetece contarte.

El viernes pasado descubrí las salidas que Pepe y Dongo organizan: "Embrujo del Llano", peeeero este viernes no pude acudir,  estoy metido en la organización y promoción de una espectacular carrera; "Gran fondo Guad Al Xenil" No hago flaca desde hace casi 40años, pero me han liado y colaboro con ellos.

Este viernes estuvimos promocionándola en la casa de uno de los patrocinadores, el concesionario de coches Ronda Móvil. Hicimos un programa de radio en directo con Granada Sport Directo. Al terminar, el gerente nos invitó a un generoso picoteo, tienen cafetería dentro del concesionario, pero no una máquina, nooooo, tiene hasta barra... Dentro de unos días te pondré en facebook el enlace del artículo, por si te apetece leerlo.

Bueno, me centro. El domingo el CD Balakook organizo un evento familiar, aprovechando que es el día del padre, así que para el sábado quede con unos amigos para hacer un rato el cafre. 








Quedamos a las 9.45 en el CC Serrallo; les he preparado una ruta que hace un perfecto 8. Recogemos Pepe, Gilo y Yo (Algecireño) a Edu a la altura del Real Club de Tenis del Serrallo, y aprovechando que ya estábamos allí, Edu nos lleva por un precioso, estrecho y durete senderillo de subida, con mumalakaida a la izquierda, que no conocía, y que conecta con la cresta por la que yo les iba a llevar. La opción de Edu es más bonita, aunque más dura, pero hemos apretado bien el culo y coronado como unos campeones.








Bajamos por la inquietante cresta, y buscamos Los Neveros. Agónica subida donde las haya, de injustificada subida, a no ser que quieras entrenar las subidas oooooo que vayas a Monachil; y ese era nuestro plan!!!, por suerte jajajaja

Solo este precioso sendero, y su trialera final, hacen que merezca la pena subir tanto. Mientras descansamos y nos vestimos de "romano", le cuento a Pepe, que aunque es cordobes reside hace tiempo entre nosotros, que Granada tiene tres espacios espectaculares alrededor suya: la zona de San Miguel alto, el Llano y esta zona, con salida hacia la Fuente de la Bicha, Neveros o Monacil, hacia donde vamos.








Comenzamos a pedalear y tras unos coqueteos con el sendero llega el paso chungo, en el que hay una caída a la derecha que acojona. Paso yo primero y lo hago, aunque con una pata descalada, porsiaka, luego Pepe que hace lo mismo, Gilo, que está esperando a la compra de su nueva burricleta para hacer estas cosas, y Edu que le mete "al paso" y lo corta como cuchillo a la mantequilla, ¡que jodío! porque solo lo ha hecho una vez, y fue por la noche... y hace tiempo. Lo volvió a repetir, para inmortalizarlo y volvió a hacerlo...!!! y dice que no la coge...















Unos cientos de metros después llega la trialerita pollua de la mañana. Es estrecha, y rocosa; serpentea por la ladera, y aunque no tiene mucho desnivel, se hace a buen ritmo. Luego una reviradísima e inclinada callecita de hormigón, que baja al pueblo, con chumbera asesina incluida, a la derecha y caida chunga a la izquierda, y que obliga a sacar lo mejor de ti y tu montura, escaleritas y sakabó. Dicho así parece poca cosa pero no, es complicado de la leche!!!

Al terminarla, Pepe y Edu tenían esa carita que tenemos después de hacer algo que nos ha sacado de "nuestra zona de confor"; si no sabes cual es esa carita, búscala...   Gilo está contento porque aquí tuvo una caída y posterior lesión, que le fastidió toooodo el año pasado, y la ha bajado sin problemas. Más adelante habría otro sitio en el que hace tiempo tambien cayó, esta vez sin consecuencias, salvo que se empapo porque fue en la acequia jajajaja.

Buscamos cargar agua y seguimos por un senderillo de esos que deberían de salir en alguna película: cursa junto a ancha acequia y lo acota  imponentes choperas.










Luego hay que subir bastante, pero bastante de verdad hasta volver a llegar al camino de los neveros peeeero ahora en vez a la derecha y Monachil, vamos a la izquierda dirección la fuente de la Bicha.










Este terreno está espectacular, y es diferente al anterior; es más blando y tiene mucho reguero y pino por toooodos lados, pinos que si te descuidas te echan mano, ya me entiendes.

Te tengo que confesar que lo he hecho más rápido que nunca, a toaleche. El terreno está de locos y los regueros, provocados por las lluvias, no asustan, al menos hoy jajajaja. Llegamos al tranko y lo hago con confianza, quizás demasiada porque llego más lejos de lo acostumbrado, pero estas mákinas son tremendas, maravillosas. Luego más bajada con regueros y llegamos a la zona de saltitos. Han hecho algunos más, pero siguen siendo inaccesibles para este biker, aunque disfrutamos solo de pensar lo que debe de vivir el que lo haga.













Lo que sigue ahora es un sendero muy bonito, estrecho y juguetón que va junto a la carretera de la sierra. Tiene algunos repechos duretes, que a esta altura del día pasan fctura, pero es divertido de hacer.














Al terminarlo pasamos por la fuente y el derrumbe que hay unos metros después, aquí Edu vuelve a demostrar sus habilidades sobre su montura.









Y salimos al colesterol, y de ahí a por una buena y fresquita cerveza en "Cuatro Caminos". Su terracita, y arropados por un sol la mar de amable, es el lugar donde nos tomamos la cerveza con tremenda tapa de migas, pero de pan eh!! Solo nos da tiempo para una ronda, hay cositas que hacer...

Ha sido una de esas rutillas coquetonas que te dejan muy buen sabor de boca, al acabarla. No es demasiado exigente ni física, ni técnicamente, pero te provoca en ambos aspectos, y eso me encanta, pero es que además, los bikers con los que la he compartido son fabulosos.








Para el domingo de San José, como te he comentado, el club, Balakook, ha organizado unas jornadas en las que se han mezclado todos los ingredientes necesarios para un buen día: pedaleo, hoy con nuestros hijos y almuerzo entre pinos. 

Para que esto ocurriera, Balakook hizo un hermoso cartel y lo colgó en facbook,  y luego se aseguró el asunto meteorológico: se compró sol suavecito pero constante, ninguna nube, buena temperatura y naaaaada de viento ¿vale? Eso para un ciclista es crucial y claro, caro, pero será por dinerosss jajajaja


Te confieso que hace un montón de montones de años que no comía en el campo con mis hijos ( un teenager y dos que ya no lo son...) y de lo de pedalear, ni hablamos, así que no iba a dejar pasar esta oportunidad








Mi idea era ir con mi hija Elvira a la ruta que Juanjo había preparado ( de la que por cierto nada os puedo contar), y luego, sobre las once, Santi subiría a mi hijo con los suyos y allí nos encontraríamos, pero les apetecía dar pedales juntos y conmigo, así que tiré por la calle de en medio y sobre las diez y media estábamos en el Aljibe de la lluvia, sitio de la quedada para el día, listos para dar pedales. 








Los dos llevan un añito de lesiones que les ha dejado flojillos. Por otro lado, hace mucho mucho tiempo que no se suben en la bicicleta, pero hoy, el día del padre, han decidido regalarme un paseito por el campo en bicicleta, pocos regalos son más entrañables hoy. 





Mi hija mayor, María, no ha podido venir por estar al otro lado del charco, viviendo posiblemente una experiencia que le cambiará la vida, pero me mandó esta fotillo para felicitarme.

Bueno te empiezo a contar la jornada, que aunque empezó a las ocho con las tortillas y el gazpacho, mejor iremos al tocino directos jajajaja

Comenzamos a subir por asfalto y van respondiendo bien, Elvira se escapa un poquito pero no va demasiado lejos.

Yo me quedo con el peque dandole ánimos. Está subiendo en la que será su nueva bicicleta, y ha de ir acoplandose poco a poco a ella.


Llegamos arriba y ya los metí por los senderillos que este área nos regala, eso sí, tras coger algo de aliento y beber tooooda el agua de la que fueron capaces.













Como puedes ver, subieron al mirador, y del tirón; verdaderamente son unos campeones, porque la subida, además durilla, es exigente técnicamente. La bajada la hicimos por el otro lado, para posteriormente subir a los campos de futbol. Luego les volví a bajar por otro lado y les lleve por el lado que hay hacia la vertiente del canal de los franceses, pero sin bajar. Para bajar volvimos a ir por el asfalto, hasta llegar al Aljibe.


Ya estaba preparado todo; el circuito para los peques, y estos disfrutando de él,. Algunos compitiendo con sus padres, aquí no se hacen prisioneros jajajaja. Había un montón de peña con la que he pedaleado, a lo largo de estos años, y compartido espectaculares rutas y no pocas experiencias. A muchos les han acompañado sus parejas, sus hijos e incluso padres y madres, o suegro@s, así como amig@s. El ambiente es extraordinário, el día luce espectacular y está todo preparado para pasar una inmejorable jornada Balakook.

Saludo a tod@s y les presento a mis hijos, de los que tanto les hablo, bueno ni más ni menos que todos lo hacemos jajajaja, porque muchos de nuestros esfuerzos diarios solo tienen un objetivos, ellos. Y hoy les tenemos con nosotros, en el campo, compartiendo pasiones...










Mientras bajamos la comida del coche, Juanjo, maestro de ceremonias, está ya llamando a los peques y distribuyendo por edades a los participantes para las carreras. Los pone en fila y les explica las normas de la competición. Todos les miran atenta y fijamente, y en silencio; Juanjo en las distancias cortas impone...





En sus puestos!!!




Oiga, ¿podemos salir ya? 




Se dió la salida y tod@s salieron escopeteaos








Los más mayores les darían siete vueltas al circuito, y los peques dos. Ya antes de las carreras estuvieron practicando, tomando sus referencias, haciendo sus derrapes para perder el mínimo de tiempo, claro, sobre todo los mayores. 

Tenias que ver las caras de todos los papas, mamas, herman@s, familiares y amigos animando y siguiendo la carrera, era un espectáculo. 

Cada vuelta era un rugir de las masas; me imagino la emoción que por dentro llevaban esas criaturas. 

Algunos, especialmente los peques, al llegar por la zona de papis, mamis, etc. se les quedaban mirando y hacían un recto, saltandose los márgenes del circuito, jajajaja fue realmente divertido verles. Y esos Capelli controlándolo todo..., vaya cracks!!

El circuito que se preparó para la ocasión no era sencillo, había zonas con hierba que dificultaba las adherencias de las cubiertas y otras de tierra en donde agarraban mejor, y por supuesto no faltaba su repecho y sus zig zagueos, así que los actores y protagonistas del momento debían de demostrar fondo y pericia!!!


Como toda carrera que se precie, hay su bolsa del corredor, por cortesía de Renato, y que entregaba el capo de la carrera Don Santi. 

Después de este momento tan especialmente vivido por todo el mundo, y muy especialmente por los niños, se desataron las hostilidades curinarias. Allí todo el mundo sacó sus generosas viandas, y todos nos lanzamos a disfrutar de las propias y de las del vecino, especialmente los peques, que después de la carrera bebían y bebían, y se comían un pajarillo, con una vaca en el pico. Por allí se divisaban, bolsas de patatas fritas, de cortezas, aceitunas, un cubo de frutos secos, para disfrute de mi enano (Santi, pasame la nota jajajaja) filetes empanaos, Salmorejos, quesos y embutidos variados, tortillas de patatas,  gazpachos, etc. Allí no había miseria...











Santi se ocupó, en gran medida, de los caldos frescos, cosa que algunos agradecimos, como del pan que trajo la família de Jesús. El mío se quedó en la cocina de casa, y comer sin pan, en España se lleva regularcete...









Una vez tranquilizados los inquietos y agradecidos estómagos, llegaron cafes, tes, postres, cacahuetes e incluso ricos tintos. Algunos son auténticos profesionales en esto de ir de pic-nic; voy tomando apuntes para la próxima. 










No faltaron dulces ni caldos calientes que templaran los estómagos, después de tanta cervecita y refrescos fresquitos, y aunque la temperatura sigue siendo espectacularmente cálida, un buen cafelito o te bien calentito, de termo o recien hecho de cafetera, si si, hubo hasta infernillo, acompañado de torta de chocolate, o galletitas, unas clásicas y otras de gengibre, hacen las delicias del personal.









Y ¿de qué puede hablar, después de un buen comer, con café, té y dulces en mano, un grupo de apasionados del ciclismo? pues de eso, ruedas, cubiertas, suspensiones, rutas, próximas carreras, viajes, etc. 

Echamos un día realmente bueno, magnífico. Todo fueron risas y buen ambiente, y con tanto niñ@ suelto por el campo, con el horizonte por límite y bicicletas para alcanzarlo y hacer locuras, nada malo pasó, que no fuera chapa y pintura, y mira que el chiquillo de Jesús lo intentó jajajaja, vaya fuera de serie. El caso es que cuando le vi sobre la bici, en la linea de salida de la carrera, con ese casco, pensé, vayapeasodekasko que lan kalzao a la criatura, pero claro,  después lo comprendí todo...












En fin amig@s, mi família lo pasó en grande con todos vosotros, yo lo pasé en grande, y desde aquí os damos las gracias por tan magnífico día, y muy especialmente a los que lo organizasteis, que parece que las cosas salen solas. 

He tratado de contar muyyyyyy por encima lo que este domingo pasó, pero fue mejor, mucho mejor, así que si faltaste a esta cita, que espero se repita en el tiempo, no te la pierdas la próxima vez.

Os pongo el enlace con las fotos que el club ha subido al facebook













AH!! quiero sacar pecho de esta provincia que tenemos. El sábado, después de la ruta con mis amigos, llegué a casa y mi mujer me dijo ¿que te parece si bajamos con los niños a la playa? Yo, que soy mubienmandao, duchita, y 45´ después ya estábamos en el chiringuito. ¿Donde se puede hacer eso, además de en Graná?