Páginas

jueves, 4 de mayo de 2017

La Joya de la corona y un muchito más...








Ponerle palabras a lo que hicimos el lunes pasado es complicado, pero lo voy a intentar...aunque por si acaso, ahí van las fotos.

A mediados de la semana pasada me pone un wsp Pepe R, que si me apunto a dar pedales con unos amigos suyos que vienen de Córdoba, que después resultaron ser los que organizaron la KDD 5.0, y tras resolver un asuntillo que me lo podría impedir, le dije que contara conmigo. También avisó a Carlos, Emi, Jorge y otro chaval al que yo no conocía, Isaac. Los cordobeses fueron Javi Tocho, David Luque, Juan Antonio, Belly, Marcelino y Rafael.








El plan era inmejorable, en principio no había que dar pedales para subir; un par de furgonetas nos iba a llevar al punto desde donde bajaríamos.

A las nueve estábamos tooooa la peña que os he nombrado, con muchas ganas de marcha. Yo me coloqué en la parte de atrás de la furgo con Carlos y Emi, al que estuve comiéndole la oreja para que no aparezca y desaparezca como el guadiana (apuntito estuvo de no venir a esta...!!!) y charlando charlando llegamos al destino. Bajamos las burricletas, y tras pedalear por un poco por asfalto, ya empecé a darme cuenta delante de quien no iba a poder ponerme en la bajada...y es que Isaac bajó toooodo el tramo de asfalto haciendo virguerias. Emi se llevaba las manos a la cabeza, y con eso ya lo digo todo. En un momento dado, nos desviamos a un camino a la derecha, bueno todos menos Jorge que hizo un recto, jajajaja






                                 

La primera parte es una pista mumalmantenía; esas que intimidan a los coches de domingueros...pero no a esta pandilla. Y de pronto, y como el que no quiere la cosa nos metemos entre pinos. Paramos para ajustarnos las protecciones, poner mentoneras, acoplar las gafas yyyyyyy aaaaaa jugaarrrrrrr.

Como no hemos dado pedales juntos antes, cordobeses y granainos, cada uno se fue colocando donde le iba pareciendo. Yo deje delante mía a Emi, Carlos, Pepe, que dirigía la manada, y a los cordobeses que se quisieron poner delante, y le tiramos al sendero. Este zigzaguea que es una locura; va sorteando pino tras pino, y uno va metido en él resoplando a cada pino que evita. Codos bien abiertos y a mover caderas: ahora paso por aquí, ahora por allí, y así un buen rato y sin parar.

El terreno está muy muy blandito, puedes ir pasando los pinos como si fueran puertas en una pista de esquí. Me consta que algunos de los que hoy pedalean les gusta la nieve, así que me entienden. De vez en cuando nos paramos, para rejuntarnos. Somos tantos que debemos contarnos... Alguno ha abrazado ya a algún pino, como si de un familiar añorado se tratara, y algún revolcón hubo, pero como esta el suelo como está, casi que apetece emborrizarse jajajaja.

Tras una primera parte muy rápida en la que no se pedalea nada, y con mucho flow, viene otra con algo de subeybaja y roquita que le pone su picante, y que unas veces está húmeda por ir agua bajando. Las vistas son de locura, no hay ni una nube y la visión es bien clara, llega bien lejos.



                           




Creo que los amigos están disfrutando. Yo ando como loco; no había venido a estas vereas nunca y me están fascinando, y de los "granainos" creo que solo Pepe la conocía . Entrecomilleo granaino porque dos son argentinos y yo de Algeciras, y somos cinco...

Tras la fotito de arriba, continuamos bajando como si no hubiera un mañana. No se oye nada, excepto el sonido de nuestras burricletas al paso por rocas, agua o curva de derrape obligado, o el clásico grito de disfrute... En una de estas Rafael, que llevo delante, pincha y paramos para reparar. Aprovechamos y comentamos mientras comemos alguna cosilla. Por cierto el pobre colega volvería a tener más de un pinchazo, pero tenemos a MC Gyver entre nosotros, o lo que es lo mismo, al Dr. Belly, que antes de que hayas pinchao ya está el tío con los arreos preparaos para arreglar lo que sea. También Huracan, Javier y Tocho tuvieron sus percances.

El sendero ahora es un manto de hojas que lo tupe completamente; cuesta ver por donde meter la rueda, y aunque la metas no sabes si debajo habrá alguna roca, piedra, boquete o yokesekeeee. El sendero está pero no se le ve, y la cosa no queda aquí, de pronto a eso le añadimos que el arbusto y el matorral que lo acota está completamente descontrolado y despelucado (como dice la canción). Vaya que por aquí no ha pasado ni el copetín bendito, desde hace muuuuucho tiempo. A veces creo que si no fuera por los bikers a los que nos gusta estos terrenos, los caminos se perderían. Coño deberíamos estar subvencionados!!! jajajajaja

A mi se me ocurrió quitarme los guantes en la última parada, y llevo las manos como si me hubiera peleado con un gato. Menos mal que llevo calcetín alto, coderas y rodilleras en su sitio...Algunos no las llevan, y las espinillas están bien arañadas.

Bueno, como todo tiene su comienzo y su final, pues esta verea se acabó, y comenzamos a subir por asfalto, pero no te preocupes que vienen másssssss cositas chulas.









Tras un buen rato de subida, más del que a todos nos gusta, y tras no encontrar el camino que habría evitado el asfalto, llegamos arriba del todo, y en el cruce de estas dos carreteras paramos y comimos algo. Desde allí se divisa dónde queremos ir, y tras reagruparnos y hacernos esta bonita foto, comenzamos a bajar de nuevo por carretera, y como no veíamos la forma de llegar al camino que nos llevaría a la T1, pues nos lo inventamos. Por suerte toooodos lo bajamos sin problemas.

En este punto había dos opciones. La bajada programada o las "Z" Pepe, con buen criterio, sigue con el plan previsto. Somos demasiados para hacer ese sendero. Pero lo que vamos a hacer ahora es maravilloso. Es la T1.  






                                             

Esta bajada es muy especial. Hasta ahora no he visto nada igual en Granada. Es un sendero con buena pendiente, más o menos ancho, y muy umbrío. Hasta ahí todo "normal" , pero de pronto cambia y vas como metido en un enorme reguero bastante peraltado, y con innumerables curvas, y sigue siendo bastante inclinado.  Si consigues llevar bien el ritmo es una pasada, pero como te pases en alguna curvilla...

A medida que vas avanzando, se va complicando, hasta llegar a algunas curvas imposibles. Yo en alguna tuve que parar en seco; mipeaso de cleta, que es mugrande, no entra, y provoco la confusión de mi amigo Jorge. En otro caso, el amigo Isaac se ve obligado, a la salida de una de esas curvas, a saltar un imposible tranco y antes de aterrizar evitar al bueno de Carlos, que ve como ese peasodetío se le viene encima, pero nada pasó, jajajaja. Los que nos metemos en estos líos vemos con bastante naturalidad este tipo de episodios, nos parece incluso divertido, ¿verdad?

El final de esta parte, antes de que nos recoja a los pies de Haza Llana la furgoneta, es por vereilla muy muy estrechita y con mucha hierba a los lados.

Por esta zona, para el que no lo sepa, se da una variedad de cereza que es espectacular, de sabor y de tamaño, pero sale más adelante.











La subida, cuando la haces dando pedales, que la hemos hecho en algunas ocasiones, es dura dekohones, pero hoy vamos montaditos tan ricamente en furgoneta, y eso no es lo mismo. Puedes tardar una hora y pico en subir; hoy será un ratito.







Al llegar a la altura del Cortijo Valderas, un poco por encima, está la pista que te lleva a la T3, pero Pepe, que va en la furgoneta de delante se pasa esta salida, y nos lleva a lo más alto, al Collado del Alguacil, desde donde nos haríamos un montón de fotillos, pero te pongo estas.









Pepe y Emi contando la pasta para pagar los remontes




                                           

Aquí estuve a punto de quitarme la camisa y ponerme una camiseta, y aunque Lorenzo no da tregua, a 2.000m hace rasca.

Después de las fotillos nos dispusimos a meternos en faena, pero otra avería, en este caso de Huracan, que se quedó sin pastillas de freno, algo nada recomendable si vas a hacer lo que vamos a hacer, así que saque unas que tengo en la mochila y se las di. En una salida hace tiempo, precisamente con Pepe, me pasó a mi algo parecido y un colega, Marcelo, me dejó las que él tenía. Desde entonces no me faltan, como otras tantas cosas que llevo, fruto de las experiencias, pero nada comparable a Belly, que por supuesto le ofreció unas que tenía. Durante el almuerzo nos dejó a la mayoría a la altura del betún; en la mochila lleva el tío de todo y por su orden!!!







                                       
Terminado de arreglar este tema, nos ponemos a pedalear. Esta parte no la había hecho nunca. Vas por una verea la mar de estrechita, con roquitas, que serpentea por la ladera del monte, y por momentos pica p´riba. Luego baja y baja y baja con sus curvillas, rocas y demás, y de pronto Javier, uno de los colegas cordobeses, en una parte de la bajada, para en seco. Algo le ha pasado en la bici. Tardamos un poco en ponernos en marcha, pero nos ponemos. Han hecho algo provisional, a ver cómo le funciona.  Pronto embocamos el sendero que nos bajará hasta Guejar Sierra, por una verea en la que más rocas por metro cuadrado no caben. El principio es más o menos limpio, si lo comparamos con lo que viene...

Lo hacemos a bastante velocidad, uno detrás de otro, pero no creas que dejando demasiado hueco entre nosotros... Tenemos todos muchas ganas de hacerlo. El 26 de febreo del 2016 fue la última vez que la hicimos (http://40bike.blogspot.com.es/2016/02/marchando-una-de-enduro-por-guejar.html). A los cordobeses les avisamos de la dificultad del terreno, pero les va la marcha, no se arrugan ni un poquito. Solo una avería de Tocho y creo que Rafael, que se dio un golpecillo les frena.


Yo intento no perder la rueda de Emi, Isaac y Carlos, pero me cuesta la misma vida, y ni aún así. En un momento dado Carlos tiene un problema en la rueda trasera, que pierde aire, y  ha de bajar el ritmo y me pongo delante. Me toca hacer la parte más técnica sin rueda a la que seguir, pero como el señor me bendijo con memoria, pues fui recordando los pasos por los que rebasamos cada uno de los trancos a rebasar, y no son pocos. Carlos me consigue pillar y lo llevo echándome el aliento en el cogote, por mucho que él me dijera luego que no me conseguía pillar jajajaja. Conseguí terminar a cero esta zona. La verdad es que es un gustazo de trilera, pero creo que muy dura y difícil. Todo lo que la rodea hace pupita...





                                               






Isaac, que iba tras Emi, al que por cierto no conseguía coger por mucho que apretara, según nos contaba entre risas él mismo al acabar, alucinó con la bajada. La verdad es que este chico durante toda la ruta nos demostró que la burricleta para él no tiene secretos, la maneja como le da la gana, pero meterle mano al Emi por estos lares es complicado, y si es la primera vez que la bajas, ni te cuento.

Según iban llegando los amigos de Córdoba, nos contaban sus impresiones, y eran inmejorables. Poco tardamos en llegar a Guejar Sierra, pero después nos quedaran unos pocos km de asfalto hasta Pinos Genil, pueblo en el que pararemos a repostar y lubricar estos cuerpasos. La parte de carretera pensaras que la hicimos tranquilamente y agrupados. Pues ni lo uno ni lo otro, porque no tenemos remedio.

Al llegar al pueblo buscamos el restaurante que Pepe había reservado para dar de comer y beber a doce hambrientos y sedientos bikers, y allí estaba la mesa esperándonos.

Lo que sigue te lo puedes imaginar ¿verdad? Conversaciones sobre lo hecho, agradecimientos a Pepe oeoe!!!, opciones de volvernos a ver, mientras nos traían platos de arroz, choto al ajillo, papas a lo pobre, huevos fritos, chistorras y morcillas, y todo bien regadito por grandes caldos del lugar, o lo que viene siendo Cervezas Alhambra...bien fresquitas.







                                          Terminamos de comer, y cada mochuelo a su olivo






Bon voyage!!!

                                               
Por cierto, estando comiendo recibí las llamada de dos colegas, a los que había pedido la semana pasada que me avisasen si encontraban algún dorsal para los 101 de Ronda, y los dos me llamaron porque lo encontraron. Resultó ser el mismo dorsal, ¡QUE GRANDE! así que no hay más remedio que hacer Ronda este año, está escrito, y además me hace mucha ilusión. Llevo años intentándolo. Gracias chicos!!!

Esa será la próxima aventura que te cuente...cashi ná  


No hay comentarios: