Páginas

martes, 1 de agosto de 2017

Hoy, ruta Mountain Bike en La Costa Tropical









Las salidas o kdd con los amigos las solemos hacer o convocar por wsp, o en tu tienda de referencia si te encuentras con alguien con el que te gusta dar pedales, pero la que hoy te cuento no fue así.

Era viernes por la mañana y había subido a Granada a hacer gestiones; estaba pasando unos días en la playa (Motril). Entro a una tienda de telefonía a resolver unos temas y estando allí aparece Mikel, a resolver tambien otros temas y, entre otros asuntos, me cuenta que se baja a Almuñecar el fin de semana y que si tengo abajo la bici, quedamos el sábado para burraquear por entre los aguacates...Vaya no la tengo, pero la cargo en el coche ahora mismo, porque era la una y media y salía para la playa en 15´.

No he tenido muchas oportunidades de pedalear con Mikel, pero me gusta como entiende la bici, es original. De hecho, hace unos meses propuso una bajada a la playa de noche, con una tremenda luna llena por testigo, pero no me pude apuntar, me la perdí.








Quedamos tempranillo, sobre las 8.30 en Almuñecar. En principio íbamos a hacer unas vereas, pero se apuntó otro colega (Luis) que llevaba otra idea. A mi me da igual la verdad, pero al ver que había aparecido con la maricruz, pues me echaron un capote y metimos vereas.

Llegué puntualmente así como Mikel, pero Luis (pishika) se demoró algo, impropio de él según Mikel, que aprovechó cuando llegó para darle caña jajajaja. También apareció por allí (es zona habitual de quedada) otro biker llamado Manolo (un animal, no hay más que verle las patas). Los cuatro tiramos p´riba, y decir p´riba en Almuñecar no es un broma, y mira que Graná  no es moco de pavo...

Los primeros km son por rambla, y entre fincas de aguacate. A pesar de ir con estos mákinas, el ritmo es decoroso, se lleva, son buenos anfitriones, pero no tardaríamos mucho en llegar a las rampas, pero como Manolo tuvo que darse la vuelta, nos paramos unos minutillos a charlar, tiempo en el que aparecieron otros tres bikers. Franci, Bisbi (Alvaro) y su hermano David (chavalote él). Estos venían a hacer series...



Luis (er pishika)



Comenzamos a subir por asfalto, que al poco se convertiría en tierra. El desnivel es serio. Dicen que tiene una media del 10% pero no me lo creo, es más polluo. Mientras Mikel, er pishika, David y yo (Algecireño) vamos subiendo a nuestro ritmo, los otros dos suben y bajan y vuelven a subir y a bajar como si nada, hay que fastidiarse con la peña...Así no me extraña que salgan los mákinas que salen por estos lares.

No te diré que sufrí para subir el Tractor, que así le llaman a esta dura subida, en honor a un tractor que se quedó atrapado en la rambla por una riada, pero tampoco la hice silbando. Subí con honra los 15k de burricleta más este corpachón jajajaja. Al coronar empezó la fiesta...




El monte está bastante salvaje, así que la verea va acotada por un montón de secas malas hierbas y arbustillos bajos que te van dando en las piernas, lo que hace que la verea te la vayas encontrando, para mayor disfrute del que escribe, y es un poco de subeybaja pero rápida, muy rápida. Luego subimos un poco por asfalto. En esta parte, y no sabría decirte porque, las fuerzas me fallaron un poco, así que tuve que aminorar algo hasta recuperarme poco a poco, que cada uno ya sabe lo que pasa si no te respetas...

Coronamos y nos disponemos a meternos en una de las supervereas del día. Como te he dicho, el monte está seco, menos en la parte aguacatera, que está de un verde que asusta, que maravilla de subida la que hemos hecho para llegar aquí. Si miras hacia el mar ves la playa, que yo creía que era la zona de San Cristobal y Cotobro, pero no, era La Herradura. ¡Menudo vueltón que nos hemos pegado!

Bueno como te decía, el monte está seco y la verea, que tiene un desnivel brutal, está suelta y con piedrecillas que dificultan mucho el control de la burricleta. Yo iba a quitarle presión a las ruedas, pero Bisbi me dijo que con el bicho que llevo no hace falta, y no le faltaba razón, estos tíos/valientes van con la de rally y esas ruedecillas...!!!

Franci (alguien me cuenta que viene del BMX) tira primero y detrás Mikel y los demás. Hay que darse hueco no sea que el terreno te lleve al suelo, y arrastres a alguien. Al terminar este tramo, miramos p´riba y vemos la barbaridad que hemos bajado...Yo ahora voy bastante más cómodo que subiendo, y mis compis al revés jajajajaja. En este terreno las rally sufren un poco, pero aún así van fenomenal. Así me explico que el Mikel monte como monta, y haga lo que hace en las verereas de la capital...

Continuamos bajando, y llegaría primero una zona supercomplicada de bajar, por lo roto del terreno, con algún zigzagueo que obliga..., y otra por verea estrechita ita ita, hecha por las cabras...imagínate!!! y llegaríamos a La Herradura, después de subir por asfalto un repechón, tras complicada curva de derechas en la que casi me fostio y fostio a Mikel, pero por suerte entre los dos, hombro con hombro, nos sujetamos y no nos caímos, y que en su tercio final mantenía un 21%, y eso si que me lo creo porque Fran me lo iba cantando.

Al llegar a La Herradura, cargué agua en un chiringuito, y me tome una rápida y furtiva cerveza con el Mikel; los demás como tenían agua suficiente no tuvieron que parar...jajajaja.

Subimos por la punta de la Mona hasta la entrada de Marina del Este. Por ahí, no te sabría decir cómo, nos metimos por una verea, más o menos estrecha, que zigzaguea por el monte. Al terminarla hay que tomar otra, tras superar un chulísimo y complicado tranko, que te lleva a un espectacular mirador.









Lo que viene ahora es chungo chungo, pero chungo de verdad, te puedes hacer algo más que pupita. No solo es estrecha, que lo es, sino que tiene caida a la derecha a un tajo que te lleva directamente a la playa, eso si, tras una caida libre de una hartá de metros. El tema había que gestionarlo, así que toca concentrarse en el asunto. Pasada la parte del tajo, te metes en zona de curvas cerradas con roquitas y esos temitas que tanto me gustan, y terminas en unas escalerillas, en las que estaban sentados unos chicos y sus perros (lo que dificultó mucho la bajada) con otra tremenda caída a la derecha, y que te llevan a una playa. Al terminar, hacemos recuento y vemos que faltan dos. Aparece uno y nos comenta que ha habido caída del otro, pero por suerte no hubo ni para chapa y pintura, eso sí, su susto no se lo quita nadie jajajaja.








La zona de playa, al ser de piedrecilla, se hace montado, claro que con mucha cadencia, y de ahí al paseo marítimo, Cotobro, San Cristobal y Almuñecar. Para las doce y media, tal y como me dijo Mikel al comienzo de la jornada (se ve que se conoce la zona) estábamos dando cuenta de unos zumitos de cebada e hidratos de carbono que repondrán estos cuerpasos... Alvaro y David se lo tuvieron que perder.

Esta es la segunda vez que pedaleo en Almuñecar. La primera, hace unos años, fue una carrera que se organizan aquí todos los años, a la que vine con un colega (Fernando Carretero) y que me dejó hecho polvo y sin ganas de volver a pedalear por estos montes. Esta que hoy te cuento es la segunda vez, y me ha dejado un sabor de boca diferente. Estoy deseando volver a pedalear por aquí, y en compañía de estos fabulosos anfitriones.







Gracias Mikel, y gracias chicos!!!








Por cierto, las cercezas nos las tomamos en El Templo (https://www.tripadvisor.es/Restaurant_Review-g608988-d7806822-Reviews-El_Templo-Almunecar_Province_of_Granada_Andalucia.html) lo digo porque ponen unas tapas cojonudas.

Hasta pronto amig@!!!

No hay comentarios: